La muerte del Duque de Edimburgo ha sumido al Reino Unido en una profunda tristeza, al perder a una figura icónica de la Casa Real Británica. Ya hace tres días de la muerte del marido de Isabel II y las muestras de cariño y las informaciones sobre sus últimos días de vida siguen siendo constantes en el ámbito nacional e internacional.

La Familia Real británica cuenta cómo fueron los últimos días del duque de Edimburgo

Este domingo tuvo lugar un servicio religioso en honor al duque en la Capilla Real de Todos los Santos del Royal Lodge, en Windsor.

A la ceremonia acudieron varios miembros de la Familia Real británica, entre los que se encontraba Sophie Wessex, esposa del príncipe Eduardo de Inglaterra, quien reveló que el duque 'se marchó en paz'. 'Fue muy dulce, muy muy pacífico, y eso es lo que deseas para alguien, ¿no?', aseguró.

Sus hijos -Carlos, Ana, Andrés y Eduardo- también abordaron la muerte de su padre con los medios durante el fin de semana, destacando el dolor de la familia y la figura de su padre durante el reinado de su madre, convirtiéndose en un apoyo fundamental para la reina.

Los últimos días del duque fueron de calma y en compañía de su esposa

Más allá de las declaraciones oficiales de la familia, ha sido Richard Kay, corresponsal de Daily Mail, quien ha aportado nuevos datos, llegados desde Palacio, sobre los últimos días del duque de Edimburgo.

Según ha asegurado Kay, el único deseo de éste era morir en casa, junto a su esposa, teniendo la decisión firme de no volver a ningún hospital.

Otros datos que se han conocido gracias al periodista han sido que el duque siguió escribiendo cartas y hablando por teléfono con familiares y amigos. Sin embargo, el estado de salud del esposo de Isabel II fue decayendo de forma gradual, perdiendo el apetito, lo que llevo a que el duque no pudiera reunirse con su esposa durante las comidas y lo hiciera en la misma cama.

A pesar de todo, fuentes cercanas a Palacio aseguran que el príncipe Felipe vivió en sus últimos días de vida momentos de alegría junto a su esposa, con la que estuvo acompañado hasta el final. Sujeto a un bastón durante gran la mayor parte de los días, prefería el uso de la silla de ruedas cuando el buen tiempo acompañaba, y con una manta en sus piernas, se relajaba al aire libre junto a Isabel II.

Al funeral del duque asistirá su nieto Harry

El próximo sábado, día 17, se llevará a cabo el funeral del Duque de Edimburgo en la capilla de San Jorge, situada en el castillo de Windsor. Después de muchas especulaciones, finalmente acudirá el Duque de Sussex, Harry, que ya se encuentra en Londres. La que no ha podido viajar, por prescripción médica, ha sido su esposa Meghan, que tendrá que quedarse en California debido a su avanzado estado de gestión.

Al funeral solo podrán acudir 30 personas, debido a la situación que se vive por el COVID-19. Esta situación ha llevado a que Boris Johnson, Primer Ministro Británico, haya declinado la invitación para asistir al funeral, ya que considera que su puesto debe de ser ocupado por otro miembro de la familia real.

Sigue la página Casa Real
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!