La Casa Real Británica ha anunciado el reciente fallecimiento del marido de la Reina Isabel II, Felipe de Edimburgo. Con la muerte del abuelo de los hijos de Diana de Gales, Guillermo y Harry, se entierra una incógnita sobre su personalidad ya que durante todos estos años en los que el marido de Isabel II ha estado activo ha sido causa de muchas críticas de detractores de la Monarquía Británica frente a sus más fieles seguidores que lo han valorado y admirado hasta el último momento. Felipe de Edimburgo ha sido un personaje de la monarquía real británica tan criticado como amado por lo que su fallecimiento no quedará en el olvido y será motivo de muchas tertulias y mesas de debate en el panorama de la prensa.

El comunicado sobre la muerte de Felipe de Edimburgo

La reciente muerte de Felipe de Edimburgo ha sido publicada por el Palacio de Buckingham en un comunicado oficial en el que la Reina, su esposa, Isabel II, ha lamentado profundamente anunciar el fallecimiento del Príncipe Felipe: "Su Alteza Real falleció pacíficamente esta mañana en el Castillo de Windsor". El Duque de Edimburgo fue ingresado en el hospital el pasado 16 de febrero ya que tras pasar varios días indispuesto, el mismo Duque accedió al centro hospitalario por su propio pie y por esta razón no se barajaba que su vida corriese peligro.

Tras su ingreso, se publicó un comunicado en el que se dijo que el Príncipe de Edimburgo ingresaba en el hospital King Edward VII de Londres como medida de precaución aconsejado por el médico de la casa real británica.

Tras su hospitalización, Felipe de Edimburgo se sometió a una operación cardíaca y fue dado de alta el pasado 16 de marzo.

El carácter criticado y querido de Felipe de Edimburgo

El marido de Isabel II, Felipe de Edimburgo, se ha considerado una persona con un sentido del humor muy desarrollado ya que entre otras muchas anécdotas que deja este miembro de la Casa Real Británica se encuentran sus múltiples bromas cuando finalizaba algún acto público donde presumía con ironía de ser la persona con más experiencia del mundo en descubrir placas conmemorativas.

El Duque de Edimburgo se retiró de la vida pública el pasado 2017 por lo que los medios de comunicación perdieron a un personaje que era muy admirado y criticado a la vez por su forma de actuar. El marido de Isabel II era un fiel coleccionista de viñetas de humoristas gráficos británicos muy célebres como Matt hasta tal punto que llegó a tener casi doscientos dibujos originales que fue repartiendo por todos los castillos y palacios de la Casa de los Windsor.

Felipe de Edimburgo fue un personaje de la Familia Real con mucho movimiento y actividad

Además de tener un humor envidiable, la vida del Duque de Edimburgo ha sido muy activa hasta poco antes de morir. La Familia Real Británica se ha caracterizado siempre por tener miembros que han estado activos en la vida pública durante muchos años como fue el caso de su suegra, la Reina madre, Isabel Bowes-Lyon o el actual caso de su esposa, la Reina Isabel II que a pesar de los años, se sigue manteniendo activa y cumpliendo con sus funciones como monarca. Además de ser alférez de navío de la Marina Real, Felipe de Edimburgo sumó casi 6000 horas de vuelo en casi 60 tipos de aeronaves. De hecho, muestra de su vitalidad fue el último viaje que realizó como piloto aéreo en 1997 con 76 años.

Con su fallecimiento, la Casa Real Británica pierde una figura que ha marcado la vida de los Windsor.