El aun presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, ha reconocido finalmente su derrota y la victoria de su rival representante del partido demócrata Joe Biden, cuya presidencia legítima se ratificaba hoy 7 de enero de 2021, dos meses después de haber ganado las elecciones. Durante la última jornada, ultra simpatizantes de Trump asaltaban de forma violenta el Capitolio de Estados Unidos tras lo cual tenía que ser desalojado. Las reyertas fueron inicialmente instigadas por Donald Trump y dejaban 4 fallecidos, 52 detenidos y 17 trabajadores de las fuerzas de seguridad heridos.

Por otra parte, Trump se atrincheraba en la Casa Blanca hasta hoy cuando salía para decirle a sus seguidores que ''se marcharan a casa y que se marcharan en paz'', prometiendo una ''transición ordenada'' en los próximos días.

Se ponía en peligro el sistema democrático de Estados Unidos

Trump tardaba varios días en aceptar su derrota, tachando los resultados de ser fruto de un fraude electoral. Pedía el recuento de votos en algunos estados y hace unos días se filtraban unos audios en los que él mismo hablaba con el presidente de Georgia intentando extorsionarle para conseguir el número de votos necesario para que la balanza se inclinase a su favor.

Trump también instigaba a sus seguidores a ''marchar hacia el Capitolio'', algo que tomaron de forma literal rompiendo la barrera policial y tomando el edificio con violencia.

Ondeando banderas confederadas y elementos del merchandising de Trump, los trumpistas invadían con cócteles molotov y armas de fuego el Capitolio para reclamar la victoria de su presidente.

Esta jornada nos dejaba imágenes violentas, destrozos materiales ingentes en el edificio donde se procedía a embestir a Joe Biden y políticos atrincherados con máscaras antigás.

Esta práctica extremista ha sido calificada por varios profesionales como impropia de un país autoproclamado hito de la democracia, aún así el expresidente Barak Obama afirmaba que ''se veía venir''. Llegados a este punto aunque Trump siguiese sin reconocer su derrota, sería destituido en virtud de la 25º enmienda de la Constitución, según han afirmado varios ministros.

Se promete una transición ordenada

"Incluso aunque estoy totalmente en desacuerdo con el resultado de las elecciones, habrá una transición ordenada el 20 de enero''. Así anunciaba Trump que la toma de posesión de Joe Biden se producirá en apenas una semana mientras desde el partido demócrata se barajaba un impeachment para acabar con la destitución del actual presidente. “Es solo el inicio de nuestra lucha para devolver a Estados Unidos su grandeza” Así también hacía hincapié en su eslogan político ''Make America Great Again'' (haz que Estados Unidos vuelva a ser grande) y dejaba la puerta abierta a una posible candidatura para las siguientes elecciones en 2024.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!