El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, tras los resultados de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre de 2020 mantiene su postura hacia los resultados que arrojaron los comicios norteamericanos.

Y es que el actual mandatario americano se niega a reconocer a Joe Biden, candidato del partido Demócrata, como el gobernante electo. Esa situación ha producido un fraccionamiento en el partido Republicano, entre los fieles al empresario neoyorquino y los que se han alejado del mismo.

Trump ha intentado demandas judiciales a través de su equipo legal encabezado por el ex alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani.

Hoy miércoles se espera que el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, certifique la victoria electoral de Joe Biden, en el Senado estadounidense. Pence asume esa función, dado que según la normativa legal norteamericana es el presidente de la Cámara Alta a quien corresponde tal nominación.

Trump quiebra la unidad de los republicanos en Estados Unidos

La sesión conjunta del Congreso de los Estados Unidos del miércoles estará a cargo del vicepresidente Mike Pence, por lo que Donald Trump ha aprovechado la situación para hacer llamados a sus aliados republicanos con el objetivo de que objeten la certificación final que acreditaría a Joe Biden como presidente de Estados Unidos. Particularmente, Trump ha exhortado a Pence para que se niegue a dar aceptación al acto que se llevaría a cabo en el Cámara Alta norteamericano.

Varios republicanos rechazan las declaraciones de Trump sobre los resultados

El senador del partido Republicano, Ben Sasse, ha declarado su rechazo por la situación de inestabilidad que ha provocado Donald Trump en el país y en el partido del que hace parte. Para el parlamentario, no es sano para los americanos la división e incertidumbre que produce la empeñada posición del mandatario actual de los Estados Unidos, al mantener el desconocimiento sobre los resultados electorales que dieron ganador al demócrata Joe Biden, el pasado 3 de noviembre.

Los débiles pasaran al olvido, según el presidente Trump

El presidente en funciones, Donald Trump, afirmó que el grupo de republicanos que han reconocido los resultados fraudulentos de las elecciones de los Estados Unidos son unos débiles que pasarán al olvido en la historia norteamericana.

El mandatario ha calificado de infame, débil e incompetente la postura de sus antiguos aliados al no dar su apoyo a la carrera judicial y mediática que lleva Trump y sus más allegados para intentar revertir los resultados electorales que dan como resultado a Joe Biden y Kamala Harris.

Una filtración que ha despertado la polémica en la política estadounidense

La filtración de las presiones por parte de Donald Trump al secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, con el fin de que consiguiera los sufragios que se necesitan ahí para subvertir resultados de las elecciones ha despertado un nutrido debate. En ese sentido, serían necesarios unos 11.780 votos para que pudieran cambiar las cosas a partir de la polémica llamada al funcionario de Georgia.

La preservación de la democracia es lo que demanda el presidente Trump al vicepresidente Pence, para que no reconozca la validación de Joe Biden en la sesión conjunta del miércoles. El gobernador de Georgia, Brian Kempt, es otro de los flancos de ataque para el mandatario norteamericano, dado que Trump lo acusa de ser cómplice del fraude supuestamente perpetrado por los demócratas encabezados por Joe Biden.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!