Las protestas en Nicaragua comenzaron después que es presidente Daniel Ortega, por vía decreto anunciara una modificación o reforma en el instituto nicaragüense de seguridad social (INSS). Estos cambios indicaban una retención del 5% a las personas jubiladas y aumentaba las contribuciones o impuestos, no solamente a los empresarios, sino también de los trabajadores. A raíz de ese decreto, que fue el desencadenante, comenzaron las fuertes protestas en Nicaragua. Comenzaron a manifestar un descontento que lleva años y que debido al control de la policía y del ejército nicaragüense se había mantenido controlado.

El 18 de abril comenzaron las protestas

Ante ese anuncio, un grupo de trabajadores activos y jubilados, empresarios y estudiantes salieron a protestar y se enfrentaron a grupos adeptos al gobierno de Daniel Ortega y a personas pertenecientes al Frente Sandinista de Liberación (FSNL). Así como motorizados apoyados por el gobierno, como ocurre en Venezuela, amedrentaron a las personas que estaban protestando y de ese enfrentamiento resultaron varias personas heridas.

El 19 de abril se reportan los primeros fallecidos producto de la represión de las protestas que se extendieron a varias regiones del país, dos estudiantes y un policía. Daniel Ortega en el poder desde el 2007 es acusado por su pueblo de la represión y exigen su renuncia. Los grupos antimotines atacan La Catedral Metropolitana el día veinte de abril. La Iglesia católica está solicitando un diálogo para hallar una salida pacífica a la grave crisis política que están atravesando. Los empresarios también piden un diálogo. Ortega cierra dos canales independientes y también ordena el cierre de un canal episcopal.

Represión desbordada y aumento del número de víctimas

A nivel internacional, organismos como la comisión Interamericana de Derechos Humanos han denunciado las posibles ejecuciones extrajudiciales. Mientras filmaba las protestas fallece el periodista Miguel Gahona, Daniel Ortega anuncia el retiro del decreto de la reforma, pero a pesar de ello las protestas, así como la represión se recrudecen. En abril fueron detenidos 120 estudiantes que fueron luego liberados, pero denunciaron múltiples torturas.

Fue creada una comisión de la verdad constituida en su mayoría por integrantes del gobierno, considerada una farsa.

Una comisión del CIDH llega a Nicaragua y realiza observaciones, para luego emitir un informe donde reportaron :76 muertos, 868 heridos y 438 personas detenidas de forma arbitraria. El día de las madres se realizó una marcha que culmino con 15 muerto y muchos heridos.

Un crimen que demuestra la brutal represión del gobierno de Ortega

La violencia se desata contra una familia, testigos del hecho afirman que el ataque fue llevado a cabo por grupos paramilitares del gobierno, quemaron la vivienda donde fallecieron calcinados seis miembros de una familia, incluido dos niños.

Los pobladores de Managua dicen que la ciudad está rodeada por grupos paramilitares y también por grupos antimotines actuando en conjunto. Para el día de hoy la violencia se exacerba. El centro nicaragüense de derechos humanos desde que comenzaron las protestas a mediados de abril del presente año ya van contabilizados 178 fallecidos, así mismo reporta miles de heridos debido a los enfrentamientos entre la policía, los grupos antimotines y los paramilitares.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más