Un estudiante compareció ante el tribunal en los Estados Unidos, acusado del asesinato capital de nueve de sus compañeros de clase y un maestro en el último tiroteo en la escuela Santa Fe en Estados Unidos.

A Dimitrios Pagourtzis, de 17 años, se le negó la libertad bajo fianza en la breve audiencia judicial de anoche cuando apareció esposado y vistiendo un mono verde de la prisión. Habló en voz baja y dijo "Sí, señor" cuando se le preguntó si quería un abogado designado por el tribunal, junto con otras preguntas.

Nueve estudiantes y un maestro murieron en el tiroteo en la Escuela Secundaria Santa Fe, a unas 30 millas al sureste de Houston, Texas. Funcionarios dijeron que el pistolero irrumpió en una clase de arte justo después de las 8 a. m. de ayer y abrió fuego.

Este es el cuarto tiroteo masivo de los Estado Unidos

Fue el cuarto tiroteo en masa más mortífero en una escuela pública de los Estados Unidos en la historia moderna y se produce tres meses después de que 17 adolescentes y docentes murieran por disparos en Parkland, Florida.

Una vigilia se llevó a cabo para las víctimas anoche. Se espera que sus nombres sean publicados más tarde hoy. Los informes locales dicen que entre los asesinados estaba un maestro de arte sustituto y un estudiante paquistaní.

Algunos testimonios

El estudiante Clayton George, de 16 años, que jugó al fútbol con el sospechoso, dijo: "Esto nos acercará más, con suerte, un impacto positivo de algo negativo".

Los compañeros de clase describieron a Pagourtzis como alguien solitario que jugó en el equipo de fútbol de la escuela.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que Pagourtzis recibió las armas de su padre, quien probablemente las había adquirido legalmente, y también dejó explosivos en la escuela.

El Sr. Abbot dijo: "No solo quería cometer el tiroteo, sino que quería suicidarse después del tiroteo". Pero, no tuvo el coraje de suicidarse".

Faltan algunos detalles

Las autoridades no han revelado cuántos artefactos explosivos se encontraron o si alguno de los fallecidos murió o resultó herido por explosiones. Tampoco está claro por qué el tirador se centró en la clase de arte.

Courtney Marshall, de 15 años, que estaba en la clase, dijo que vio al menos una persona abatida a tiros. Ella dijo: "Quería cuidar de mis amigos, pero sabía que tenía que salir de allí.

Sabía que el hombre detrás de mí estaba muerto".

El segundo tiroteo masivo en Texas en menos de un año. Un hombre armado con un rifle de asalto mató a tiros a 26 personas durante las oraciones del domingo en una iglesia rural en noviembre pasado.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más