Ataque islamista

El presidente francés Emmanuel Macron [VIDEO] no tiene ninguna duda a la hora de calificar lo ocurrido en la mañana del viernes 23 de marzo en la localidad de Trèbes como acto terrorista. “Nuestro país ha sufrido un ataque islamista”, ha dicho en rueda de prensa.

Empieza el ataque

A primera hora de la mañana un hombre de 25 años robó a punta de pistola un vehículo privado. Para ello dejó herido al conductor y mató a otro de los ocupantes.

Poco después, y desde el interior de ese vehículo, disparó sobre 4 policías de paisano pertenecientes a los CRS y que venían de correr y hacer ejercicio. Como consecuencia de este acto uno de los agentes ha resultado herido en un hombro.

Ataque al supermercado

Más tarde, alrededor de las 11 y cuarto, el sospechoso, identificado ya como Redouane Lakdim y de origen marroquí, entraba al grito de “Alá es el más grande” en un supermercado de la cadena U asesinando a un empleado y a un cliente mientras el resto de rehenes conseguían escapar. No lo consiguió así una mujer que tuvo que quedarse como única rehén del terrorista. De esa manera lo contaba un testigo a la cadena BFMTV: “Vi a un hombre en el suelo y a una persona nerviosa con una pistola en la mano y un cuchillo en la otra que gritaba Alá Akbar”.

Reivindicaciones inadmisibles

Según comunicó está cadena, el terrorista exigía la liberación de Salah Abdeslam, el único terrorista vivo del comando que acabó con la vida de 130 personas en el Atentado del 15 de noviembre de 2015. Además se ha identificado a sí mismo como soldado del ISIS, el autodenominado estado islámico.

Aparece un verdadero héroe

Pero, como ha explicado el presidente francés, un héroe ha surgido de esta dramática situación cuando un teniente coronel se ha intercambiado voluntariamente por el único rehén, la mujer que no había conseguido huir. El gendarme ha resultado herido de gravedad en la resolución del sitio y, a la hora de escribir este artículo, parece ser que se encuentra luchando por su vida en un hospital.

Héroe hasta el final

El acto de heroísmo llevado a cabo por el policía no ha acabado con el rescate de la mujer ya que cuando accedió al supermercado lo hizo con su teléfono con la línea en abierto para que sus compañeros en el exterior pudieran escuchar lo que sucedía en el interior.

Fue a través de ese aparato como los miembros del GIGN (Grupo de Intervención de la Gendarmería Francesa) al escuchar una detonación dedujeron que el terrorista estaba usando su pistola y tomaron la decisión de llevar a cabo el asalto. Como consecuencia de la incursión ha muerto abatido el sospechoso, pero 3 agentes, incluido el heroico gendarme, han resultado heridos. El ministro de interior, Gérard Collomb, ha ido a visitarlos poco después al hospital donde están ingresados.

Era un "potencial" radical

Según ha desvelado el mismo ministro sobre el terrorista, Lakdim era un “pequeño delincuente conocido por posesión de estupefacientes”, residente en Carcasona y, aunque estuviese incluido en los archivos de potenciales radicales, “no se podía decir que iba a pasar a la acción”. La organización terrorista ISIS ha reconocido el atentado como obra suya y al terrorista como uno de sus soldados.

Un detenido

Tras un registro en la que se presupone guarida del terrorista en el distrito de Ozanam ha sido detenida una persona de su entorno.

Si aquella escritora tenía razón con lo de que "Los héroes no son siempre los que ganan. A veces, son los que pierden. Pero siguen luchando, y siguen aguantando. No se rinden. Eso es lo que los convierte en héroes". Hoy hay uno por partida doble.