El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha propuesto solventar una crisis que está erosionando a muchos países haciendo partícipes a muchas grandes empresas, las cuales abonarían un impuesto superior para paliar el gasto público.

Se trataría de hacer frente mediante un tributo temporal y de solidaridad frente a esta crisis que está azotando a consecuencia de la pandemia de la COVID-19. En esta propuesta se intenta dar salida a una crisis que está derivando tanto a problemas sociales como políticos.

El FMI considera necesario que lo hagan las grandes empresas

Las empresas que han obtenido buenos resultados durante esta pandemia tendrían que dar respuesta a esta iniciativa. Entre su resolución, el FMI señala a considerar una contribución temporal de recuperación de la COVID-19, que grave los ingresos más altos y la riqueza.

Se plantea imponer un impuesto sobre los excesos de beneficios a las empresas que les ha ido mejor desde que comenzó esta crisis y sin que esta contribución especial pueda incurrir en pérdidas para las propias empresas. Con este impuesto, muchos países estarían avanzando en su recuperación mediante una reforma en el impuesto de sociedades, en el patrimonio o sucesiones, en las rentas o la eliminación de lagunas fiscales.

Un esfuerzo que ayuda a cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible

La organización FMI ha querido concretar que su planteamiento está en hacer reformas fiscales tanto a nivel doméstico como internacional. Con este recurso se podrían mejorar los servicios básicos y las redes sociales de seguridad y así cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Este tipo de medidas ya han sido cumplidas en circunstancias excepcionales y extremas, donde han sido partícipes Alemania en la reunificación del país, en Australia o en Japón. Con estos datos ha querido puntualizar que en todas ellas las medidas impuestas han dado buenos resultados.

Una crisis económica a nivel mundial

El FMI ha ofrecido también cálculos de la extrema pobreza a la que están llegando muchos países.

El director del departamento de fiscalidad, Vitor Gaspar, puntualizó que el Coronavirus ha agravado las diferencias entre las clases sociales, han amplificado el impacto negativo de la pandemia y, a la vez, la COVID ha agravado las desigualdades.

También la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, animó a los países ricos a aumentar su producción, a que hagan un esfuerzo en dejar relajados los controles de exportación y en permitir que las vacunas que no hayan sido utilizadas se hagan llegar a los países más pobres.

Con este tipo de medidas se quiere evitar que entremos en una recesión de la economía y que entre unos países y otros hagan su especial apoyo para no retroceder en un ascenso de su economía, donde muchos de ellos desde hace años se estaban levantando.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!