Tal y como muestran las nuevas previsiones de crecimiento hechas públicas por la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas), la economía española sufrirá una recuperación más lenta de lo previsto en las estimaciones de junio. En concreto, la economía española se hundirá un 13% este año como consecuencia de la crisis provocada por el coronavirus.

Si se cumplen las previsiones publicadas por Funcas, España no recuperaría hasta 2024 los niveles de PIB previos a la crisis sanitaria actual.

Rebaja de las previsiones de crecimiento

Con estas previsiones, se plasma que la crisis será más profunda de lo que se esperaba en un momento inicial.

A pesar de que las expectativas oficiales del Gobierno contemplan aún una contracción del PIB del 9,2%, Funcas apunta a una rebaja de las previsiones de crecimiento generalizada. Por lo tanto, la contracción del PIB estará muy por encima de lo estimado por el Gobierno de España. En palabras de Raymond Torres, director de Coyuntura y Economía Internacional de Funcas, "los indicadores muestran una recuperación de la economía más lenta de lo que se había avanzado".

Los tres motivos por los que se ralentizará la recuperación

Dentro de los motivos por los que la entidad ha reducido las previsiones de crecimiento de la economía española, se encuentra en primer lugar la pérdida de la temporada turística.

Como consecuencia del Coronavirus, la hostelería y el sector hotelero en España han sufrido fuertes batacazos durante la época estival de 2020. La ocupación y la llegada de turistas tanto nacionales como extranjeros se ha visto profundamente mermada. De esta manera, el turismo no ha brindado la ayuda esperada a la recuperación del PIB durante los meses de verano, a lo que se suma que el consumo doméstico y la facturación de las empresas tampoco han seguido la senda esperada.

En segundo lugar, los rebrotes están causando una gran incertidumbre en los agentes económicos. El gran número de rebrotes que se están produciendo a lo largo y ancho del país está impidiendo que la recuperación económica que se esperaba hace tan solo unos meses no se esté produciendo. Es más, este escenario está sentando las bases para una recuperación más lenta, larga y plagada de dudas.

En tercer lugar, las quiebras empresariales debido a las dificultades financieras son una realidad cada vez más extendida y el riesgo a que aumenten es cada vez mayor. Así, existen numerosas empresas solventes que se encuentran en una situación financiera muy delicada. La quiebra generalizada supondría un golpe muy duro para el empleo y el tejido productivo del país. Desde Funcas advierten de que se debe trabajar para evitarlo e indican que "evitar este escenario debe ser una de las prioridades de la política económica".

Los rebrotes condenan la recuperación económica

Si hace tres meses Funcas anticipaba una fuerte recuperación del PIB durante la época estival con un rebote estimado del 15%, la realidad actual es muy diferente.

El motivo radica en el progresivo aumento de los rebrotes. A la pérdida del turismo internacional y la caída del consumo interno se une una situación donde los rebrotes auguran próximas complicaciones que entorpecerán aún más la recuperación económica.

En este escenario, también la tasa de paro ascenderá. En concreto lo hará hasta el 20%, lo que provocará que a finales del año 2021 haya todavía unos 600.000 parados más de los que se registraban en momentos previos a la crisis.

Toda esta rebaja en la estimación de crecimiento económico conlleva el riesgo de que la brecha entre España y Europa se vuelva a agrandar. Asimismo, augura que el nivel de PIB total a finales del año 2021 será inferior a lo estimado con anterioridad.

El crecimiento esperado para 2021 se sitúa en el 7,9%.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!