Un escándalo en mayúsculas se cierne en el Ayuntamiento de la ciudad de Barcelona, tras sufrir un duro golpe para La economía hoy: Janet Sanz, la número dos de Ada Colau, pidió aprovechar el Estado de Alarma por la pandemia del coronavirus para acabar con la importante industria del automóvil y, como consecuencia de ello, Nissan ha decidido cerrar sus puertas en Cataluña.

La concejala no tenía ningún tipo de interés en llevar a cabo la reactivación del sector de la automoción, tras el parón que sufrió por culpa del virus. El sector, al conocer las palabras que dijo Janet Sanz, pidió a Colau que la destituyera y ya son varias las personas que la señalan como máximo responsable de este golpe a la economía catalana.

El cierre de Nissan es un duro golpe para la economía de la ciudad de Barcelona ya que afecta a 25 mil personas

Janet Sanz es la II teniente de alcalde de la ciudad de Barcelona, además de máxima responsable de Urbanismo y Ecología de la ciudad condal. Janet ya pidió el pasado mes de abril evitar que la industria de la automoción se reactivase una vez la crisis provocada por el coronavirus se diera por finalizada. Unas palabras pronunciadas en público y que, para muchas personas, demostrarían que la concejala podría ser la máxima responsable del cierre de la fábrica de Nissan en Barcelona, que podría dejar a 25 mil personas en la calle (entre puestos directos e indirectos). Un durísimo golpe para la economía que se une a la crisis social, que se ha iniciado durante la pandemia del coronavirus.

La concejala no estaba a favor de reactivar esta industria tan importante para la economía de la región

La considerada “número 2” de Ada Colau expresó este deseo durante una clase de un seminario web, que fue organizado por un medio digital. En él, la propia Sanz pidió que se llevase a cabo una reconversión industrial de un sector tan importante como es el automovilístico en el país.

Y subrayaba que el excedente de producto, que no se logró vender por parte de las empresas que forman parte del sector (todas se han visto paralizadas y bajo ERTEs), no se coloquen en el mercado otra vez. "Hay que evitar que esto se vuelva a reactivar. Necesitamos un plan", comentaba Sanz.

El sector automóvil emplea a casi 600 mil personas

En su momento, las palabras de Sanz no gustaron absolutamente nada a un sector que da empleo a casi 600 mil trabajadores en España, entre puestos indirectos y directos. En un comunicado de prensa, incluso, la patronal de Cataluña consideró que este era un ataque completamente gratuito y sin ningún tipo de base hacia el sector y a las empresas, que se han convertido en un auténtico referente para la ciudad por sus valores y su compromiso con la misma.

El sector siempre ha confiado que el Ayuntamiento de Barcelona demuestre, de una vez, con hechos y no solo con palabras, su apoyo a esta industria tan importante para la ciudad y para la economía.

Además, han recordado que está en juego un área que es líder y que está llevando a cabo la reconversión necesaria para hacer frente a los retos medioambientales, que le pide la población.

En su momento, Jaume Roura, presidente del Gremi del Motor y Facevem, pidió a Ada Colau que Sanz dimitiese de sus funciones, por sus palabras que era una falta para el sector. Pero, no tuvo lugar dicha dimisión.

Este mismo jueves, el fabricante nipón del automóvil, Nissan, ha anunciado que cierra su planta de producción próxima a la ciudad condal, lo que implicará que casi 3 mil personas pierdan su puesto directamente - son empleados que realizan sus funciones en las mencionadas instalaciones-. El anuncio ha tenido lugar después de varias semanas de noticias y rumores sobre el fin de la presencia de la empresa en Barcelona.

La plantilla llevaba en huelga desde el pasado día 4 de mayo.

Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!