El director técnico de la Real Sociedad, Imano Alguacil, anunció en días anteriores el posible regreso de los entrenamientos habituales y de las actividades cotidianas con sus jugadores y el cuerpo técnico del equipo en Zubieta, la ciudad deportiva del club. Presuntamente se habría empezado este martes 14 de abril, por lo que el Consejo Superior de Deportes tuvo que intervenir en las decisiones de Imano y rechazar esta propuesta, debido a la pandemia de Covid-19, que se vive actualmente.

La ilusión del plantel por volver al trabajo

El presidente del club futbolero, Jokin Aperribay, habría asegurado el “visto bueno” de su petición, haciendo contacto con representantes de alto mando del país vasco, así como también a las autoridades policiales autónomas (ertzaintza) de la localidad.

En principio, el plan era que los jugadores blanquiazules llegaran directamente al entrenamiento equipados con su conjunto deportivo, para que no hubiese necesidad de reunirse en los vestuarios y así tomar sus medidas preventivas, a pesar de la reanudación del equipo.

Sin embargo, todo parecía marchar bien, hasta que se empezó a hacer eco de estas decisiones no oficiales. Inmediatamente el departamento de seguridad vasco declaró que los permisos de la ertzaintza no eran definitivos, y que su aprobación únicamente apoyaría al equipo local, en caso de que se decretaran oficiales todas las decisiones, por parte del presidente del club deportivo.

Gobierno vasco decide abstenerse

El gobierno del país vasco decidió pasar desapercibido ante estos planes, elaborados por la directiva del club, dejando saber mediante fuentes de la consejería vasca de cultura y deporte, lo siguiente “le corresponde pronunciarse al CSD por tratarse de un real decreto de ámbito nacional” .

Antes de que el Consejo Superior de Deportes (CSD) reaccionara ante toda esta situación, un miembro del club de Fútbol aseguraba que si no se conocían contradicciones o impedimentos, seguiría en pie la continuación de las actividades y planes propuestos.

El comunicado del CSD

La presidenta del CSD no tardaría en enterarse, y junto con el Gobierno, tomaron acción inmediatamente, para prevenir que el plantel volviese a entrar a Zubieta (ciudad deportiva del club).

Y no dudaron apoyarse legalmente en el real decreto 463/2020, 14 de marzo, artículo 103: “se suspende la apertura al público de los museos, archivos, bibliotecas, monumentos, así como de los locales y establecimientos en los que se desarrollen espectáculos públicos, las actividades deportivas y de ocio indicados en el anexo del presente real decreto”.

La presidenta del Consejo Superior de Deportes, María Irene Lozado, hizo llegar un comunicado mediante un correo a Imanol, simultáneamente de una llamada telefónica para concretar la cancelación de toda actividad planificada.

A través de una efectiva comunicación de la presidenta del CSD hacia el club de fútbol, y sin necesidad de recordarles obligaciones o exigencias, le transmitió al entrenador de la plantilla que reconsiderara bien su plan de entrenamiento y actividades antes de tiempo, que darían inicio este martes 14 de abril.

El presidente de los txurri-urdin (azul y blanco en lengua vasca) Jokin Aperribay, con mucha empatía hizo caso a los motivos dados por parte de Irene Lozado y expresó su total disposición de apoyar junto con el Gobierno y demás entidades a seguir enfrentando, la difícil situación que atraviesa el país.

Para dar por hecho el arreglo que se realizó ante toda esta situación, Irene Lozado desde el Consejo Superior de Deportes, publicó este tuit “diálogo y entendimiento siempre. Para retomar cierta normalidad es clave cumplir con el confinamiento. Volverán los entrenamientos, pero no como gesto insolidario o irresponsable del fútbol, sino como un peldaño más en el camino de una sociedad, que recuperará poco a poco la normalidad

Sigue la página Coronavirus
Seguir
Sigue la página Fútbol
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!