Wembley ha sido un escenario de grandes triunfos para los de Valverde. Esta noche enfrenta una dura prueba ante el Tottenham. De este partido de la Champions League depende alargar su crisis de victorias o salir airosos y con otra actitud del estadio imperial.

Después de los tres partidos consecutivos en la liga, en los que no conoce la victoria. Empate con el Athletic (1-1), derrota con Leganés (1-2), empate con el Girona (2-2), el fútbol [VIDEO]del Barcelona ha demostrado cierta fragilidad, sobre todo en la defensa, las fallas constantes de Piqué han pasado factura en los últimos partidos.

Los blaugranas asumen este partido como un desafío para probarse a sí mismos y recuperar sensaciones en una competición, que hace más de tres años que no ganan.

La victoria ante los Spurs los dejaría prácticamente en el camino libre hacia los octavos de final.

Sin embargo, para conseguir el triunfo en Londres, el Barcelona [VIDEO]deberá realizar algunos ajustes que le permitan mejorar la defensa, ya que una derrota más ante el equipo inglés lo colocaría en una situación de compromiso.

Para este partido, Valverde saldrá con un equipo mucho más ofensivo, con un 4-4-2, de la mano de Rakitic y Busquets, jugando más unidos para apoyar más a los saqueros, Arturo Vidalentrará en el centro del campo para dar más juego en el eje, dembelé tendrá una dura tarea, colocando a Couthino como falso extremo. A nivel de defensa, Txingurri planea colocar a Semedo con Lenglet y un Piqué que debe mejorar mucho su juego.

Un Tottenham lesionado

Los Spurs por su parte llegan con varios jugadores tocados; Dele Alli, Eriksen, Dembélé, Vertonghen y Aurier, se pierden el partido por lesiones, lo que llevará al técnico Mauricio Pochettino a realizar rotaciones en el 11 inicial. Lloris, quien fue campeón del mundo con Francia, padece de un problema muscular que le ha impedido participar en los últimos encuentros ligueros, siendo otra de las novedades en la lista de Pochettino.

Tras la derrota ante el Milán, perder el encuentro de hoy los colocaría en una situación difícil para pasar a octavos de final. El técnico argentino se encuentra así con un difícil reto, que es rearmar su columna vertebral. Eric Dier posiblemente sea el encargado de cubrir la ausencia de Vertonghen, retrasando un poco más su posición. Eriksen es quizá el jugador más difícil de suplir para el técnico argentino, su versatilidad con las dos piernas le dan muchos recursos al equipo inglés y quizás será una de las más notables bajas en el encuentro de hoy.