Nadie duda que los Golden State Warriors [VIDEO] vuelven a ser grandes favoritos para refrendar la corona de la NBA en la campaña 2018-2019; sin embargo, el mejor Baloncesto del mundo presenta el atractivo de ver estrellas que han cambiado de uniforme de cara al nuevo ejercicio.

Lebron James: si los Warriors siguen siendo el mejor equipo del planeta, LeBron también encabeza la lista elitesca de jugadores del universo, por lo que su fichaje por los míticos Lakers de Los Ángeles ha sido la noticia bomba de la temporada muerta. "El Rey" intentará darle a la franquicia californiana su primer trofeo desde la 2009-2010, además de tratar de acabar con la hegemonía de Golden State, quien le ganó a él y a sus ya ex Cleveland Cavaliers tres de las últimas cuatro finales de liga, incluyendo las dos más recientes.

Kawhi Leonard: quien fuera Jugador Más Valioso de la final 2013-2014 ha dejado a un lado San Antonio y sus siete cursos en los Spurs, escuadra con la cual fue seleccionado dos veces al Juego de Estrellas. Ahora en los Toronto Raptors, el versátil alero buscará volver a su estado físico de las temporadas 2015-2016 y 2016-2017 a fin de guiar a los canadienses al título en la Conferencia del Este.

Carmelo Anthony: quizás el mayor anotador puro de los últimos 15 años en la NBA no es el crack de antaño; sin embargo, recalar en los Houston Rockets, un quinteto de mentalidad ofensiva, parece ser ideal para "Melo", luego del peor ejercicio de su carrera, el 2017-2018 con el Oklahoma City Thunder.

DeMar DeRozan: El escolta protagonizó el principal cambio entre estrellas del receso veraniego, ya que pasó de Toronto a San Antonio por el propio Kawhi Leonard.

DeRozan, miembro del partido de luminarias en las recientes tres justas, aportará ataque a unos Spurs que siguen en reestructuración.

Demarcus Cousins: el controvertido pívot empezará lesionado el torneo; no obstante, reforzará a mediados del mismo ni más ni menos que a los poderosos Warriors, así que formará un quinteto de figuras junto a Curry, Thompson, Durant y Green, el cual aislado de problemas físicos, debería destrozar al resto de la liga.

DeAndre Jordan: para muchos el centro más intimidante de la competición, por fin ha llegado a Dallas, dos años más tarde de lo esperado aunque con los argumentos en pro de ayudar a los Mavericks a retornar a los playoffs. El gigante zurdo será tan importante que relegará a la leyenda alemana, Dirk Nowitzki, al banco de suplentes.