Gerard Piqué no deja de acumular polémicas. Hoy ya no ha sido noticia por ser convocado por Luis Enrique [VIDEO], ya que renunció a jugar en la selección. Según La Ser, el jugador del Fútbol Club Barcelona ha sido cazado por la Guardia Urbana conduciendo sin puntos por las calles del Eixample de Barcelona, en el centro de la ciudad. El incidente se ha producido aproximadamente a las 15:00 horas de hoy, 31 de agosto.

El defensa del Barça se ha encontrado con un control rutinario de la policía municipal de Barcelona. Como hacen habitualmente, le han pedido los datos para pasarlos a la Dirección General de Tráfico (DGT) y comprobar que su carnet se encuentra en regla.

En ese instante es cuando la policía se ha dado cuenta de que Gerard Piqué no tenía ni un punto en el carnet de conducir.

Ha sido denunciado por un delito castigado en el código penal con una pena de prisión de hasta 6 meses, una multa de hasta 288.000 euros o hasta 90 días de trabajos comunitarios.

El jugador del Barcelona aún no había realizado los cursos necesarios para recuperar su carnet de conducir, por lo que su coche ha sido inmovilizado.

No es la primera vez que tiene problemas con la justicia

Gerard Piqué ya ha tenido problemas con la Guardia Urbana en otras ocasiones. Fue multado en 2015 por un Juzgado de Instrucción de Barcelona por un altercado con un agente en 2014. El defensa del Barcelona fue declarado culpable de una falta contra el orden público por ofensas a un agente.

Ese día Piqué se encontraba como pasajero en un coche estacionado incorrectamente en la calle Ramon Trias Fargas, en la Vila Olímpica de Barcelona.

Un agente de la Guardia Urbana se acercó al coche que se encontraba Piqué para informar al conductor de que iba a ser denunciado por infringir la prohibición de parar en ese lugar.

Entonces, Gerard Piqué se bajó del vehículo y, después de negociar con el policía para no recibir la multa, le empezó a increpar de forma despectiva. Según el juzgado, el futbolista dijo "que le daba vergüenza la actuación de la Guardia Urbana" y que le estaban poniendo la multa "por tocar los huevos". La sentencia también indicaba que Piqué le dijo al agente que la multa "la iba a pagar su padre". Posteriormente, agarró el resguardo de la denuncia y se lo lanzó a los pies al agente.

No hay constancia de otras multas que haya recibido el jugador, pero lo cierto es que si viajaba sin puntos se ha tenido que enfrentar a más de una amonestación vial.