El italiano Francesco Molinari ganó, por primera vez en su carrera, el Abierto Británico de Golf (The Open), tras una interesante batalla con el estadounidense Tiger Woods, quien reaparecía en el evento después de 10 años.

El turinés tuvo una semana soñada en los green de Carnoustie, en la costa oeste escocesa, firmando tarjetas entre 65 y 69 golpes que le dibujaban un excelente camino. En sus últimos 5 torneos, antes de The Open venía con una seguidilla de primeros y segundos lugares. Pero en la última fecha le tocó competir con un ganador de 14 major, entre ellos 3 Abiertos Británicos, Tiger Wood. [VIDEO]

El estadounidense estuvo dominado el major toda la semana, pero el italiano no se rendía e insistía.

En otros tiempos “El Tigre” no se hubiese dejado alcanzar, sin embargo, en el hoyo 11 la mandó hacia el público además de fallar un putt y un globo. Esto fue suficiente para que Molinari tomará el control y posteriormente el campeonato.

El mejor golfista italiano

Solo Constantino Rocca, en 199, había estado cerca del título de The Open, cuando perdió un empate con el estadounidense John Daly y terminó segundo. Su perfomance para quedarse con el Abierto recordó su actuación de 2010 en la Ryder Cup, donde le dio la victoria a Europa sobre Estados Unidos. Molinari venció también a Wood, quien había fallado un putt corto.

Esta victoria coloca a Francesco Molinari en el sexto puesto de los 10 mejores golfistas [VIDEO] del mundo, por ende, el mejor de Italia.

El triunfo de “Quico” es muy significativo en un año donde se habrá Ryder Cup ( la competencia bianual entre Europa y Estados Unidos) que se realizará a finales de septiembre y que ahora tendrá, provisionalmente, en la primera posición a Molinari en París.

Dos errores lo separaron del 15º major

Después de tres años de ausencia, 172.000 espectadores in situ y otra cantidad de millones por televisión vieron el regreso del Tiger Wood, luego de grave lesión, a sus 42 años de edad.

Niños, y no tan niños, corrieron de hoyo en hoyo para ver el regreso del 14 veces ganador de un Abierto y que en cada golpe parecía tener en la mano el número 15, pese a que comenzó el día final cuatro golpes por abajo del líder.

A pesar de ello, trajeado de rojo, arrancó con un birdie, cosa que vino repitiendo en el transitar de los hoyos con seguridad, agresivo y fiable. Hasta que llegó el hoyo 11. Wood la echó hacía el público y terminó con un doble. Un bogey en el siguiente hoyo sentenciaría el final por este año y la sexta posición en The Open 2018.

Tras finalizar el hoyo 18 y estrechar la mano de Molinari, comentó “hay que poner las cosas en perspectiva” y que compartiría su mal momento con su amiga, quien acaba de perder la final de Wimbledon, Serena William.

Finalmente declaró “The Tiger”, “Les dije a mis hijos que lo intenté, que esperaba que estuvieran orgullosos de su papá por intentarlo tanto como lo hice. Ellos me abrazaron. Saben lo mucho que significa para mí. He ganado muchos torneos en mi carrera, pero ellos no se acuerdan de ninguno. Lo único que han visto es mi esfuerzo y mi dolor. Ahora quieren que juegue al fútbol con ellos. Y es un sentimiento fantástico”