Los nervios entre los aficionados del Real Madrid están aflorando ante la decisión de quien será el sustituto de Cristiano Ronaldo en la plantilla merengue. La decisión es cuestión de días o en el peor de los casos semanas, pero ya está tomada. No serán las grandes estrellas del balón como Neymar, [VIDEO] ni Mbappé. Sino que el elegido es el delantero centro del Tottenham Hotspur, Harry Kane. Juega a su favor que es un futbolista que es capaz de garantizar entre 30 y 40 goles en cada temporada. Precisamente el perfil que están buscando desde la secretaría técnica de Concha Espina.

Otro de los puntos fuertes de Kane es que siempre responde ante las grandes competiciones y en este sentido conviene recordar que ha sido el máximo goleador del reciente Mundial de fútbol celebrado en Rusia.

En donde ha conseguido anotar seis dianas en los partidos jugados, con un registro que no han alcanzado otras grandes estrellas como Griezmann, Messi, Neymar, Mbappé o el mismísimo Cristiano Ronaldo. Por otra parte, las buenas relaciones entre las directivas del Real Madrid y el Tottenham Hotspur es otro de los principales motivos para que se materialice este gran fichaje del verano.

Un delantero centro adaptada a las necesidades del Real Madrid

Tampoco conviene olvidar que siempre ha sido un jugador muy del gusto del actual entrenador madridista, Julen Lopetegui. No en vano, Harry Kane no es el típico delantero inglés que está esperado centros en el área, sino que su estilo de juego es más propio de los jugadores del continente, con una participación muy activa en el juego elaborado que tanto gusta al Real Madrid.

Muy compatible con otros jugadores blancos, como por ejemplo Bale o Benzemá. Además, no es conflictivo, ni dentro ni fuera del campo, tal y como le ocurre al ex barcelonista Neymar.

Florentino Pérez no desea enemistarse con el jeque del PSG

Aunque desde luego que una de las razones para elegir al jugador británico es que los posibles fichajes de Neymar y Mbappé están vetados por el presidente Florentino Pérez. No desea mantener malas relaciones con los jeques árabes que presiden el Paris Saint Germain y entre otras razones por su temor a que puedan tocar a algunos de sus jugadores más relevantes, como en los casos concretos de Isco y Gareth Bale.

Florentino prefiere renunciar a estos fichajes antes que enemistarse con la directiva gala. Por este motivo las redes para fichar una gran estrella se han desviado de París y han encontrado acomodo inesperadamente en Londres [VIDEO]. Por un importe total que no superará la cantidad cobrada por la salida de Cristiano Ronaldo.