Muy caro le ha salido al Real Madrid su enfrentamiento con el Fútbol Club Barcelona en la Liga este domingo. El peor de los escenarios se cumplió en el césped del Nou Camp. Una lesión de la estrella merengue, Cristiano Ronaldo [VIDEO], que tuvo una amplia repercusión en el rostro del entrenador francés Zidane. Se temía que podía ser una lesión grave, al menos para impedirle su participación en la final de la Champios League que tendrá lugar en Kiev (Ucrania) el próximo 25 de mayo.

Los peores temores se confirmaron una vez que terminó el partido de la jornada liguera. Después de una exploración médico se diagnosticó la lesión de CR7.

Para desgracia suya está confirmada que tiene un esguince de tobillo. Aunque para tratar de determinar su gravedad se le hará en las próximas horas una serie de pruebas. Todo ello, después de un choque violenta con el internacional catalán Gerard Piqué.

Una recuperación de entre dos y cuatro semanas

Una vez confirmado que el astro luso tiene un esguince de tobillo, los diferentes especialistas en traumatología deportiva estimar un periodo de recuperación que dura entre dos y cuatro semanas. En cualquier caso, tendrá muy complicada que haga acto de presencia en el partido contra el Liverpool. Además, en un periodo de la temporada en que llega con un nivel de sobresfuerzo muy elevado que le puede complicar una resolución rápida en esta lesión.

Por otra parte, y en el mejor de los casos, llegaría muy apurado al partido más importante del año.

Con lo que su rendimiento [VIDEO] en el terreno de juego decrecería notablemente. Es decir, no llegaría en su mejor estado de forma como para participar en un evento deportivo de estas características. Tal y como le pasó a Diego Costa en la final que disputaron Real Madrid y Atlético en Lisboa. Hasta el punto que tuvo que abandonar el terreno de juego a los pocos minuto9s de empezar el partido.

CR es reincidente en esta clase de lesiones

Otro de los aspectos que le puede complicar su presencia en la final de la Champions League se basa en que ya ha sufrido una incidencia física en el tobillo afectado. Ya que en su primer temporada como jugador blanco y de la que fue operado. En esta ocasión tuvo un periodo de convalecencia de algo más de tres semanas. Si se cumple este escenario tendría muy difícil luchar por un nuevo entorchado en el viejo continente.

Por otra parte, conviene recortar que Cristiano Ronaldo siempre está llegando muy ajustando a los finales de las últimas temporadas. En donde han proliferado las lesiones musculares, así como una mayor receptividad para desarrollar incidencias óseas, tal y como ha ocurrido este domingo en Barcelona.