Una épica remontada de los Red Devils les permitió lograr una victoria de 3-2 luego de estar abajo por dos goles, con Paul Pogba como catalizador en una de las victorias más importantes de Jose Mourinho a cargo del club. Fue solo un elemento increíble de una mañana de la Premier League [VIDEO] que produjo un cambio significativo en ambos extremos de la tabla.

El Manchester City no celebrará una victoria por el título en Wembley el próximo fin de semana, incluso si vencieran a los Spurs, con el United aún jugando con el West Brom al día siguiente. Si los hombres de Mourinho [VIDEO] sufrieran una derrota improbable ante los Baggies, la carrera por el título habría terminado.

Con una ventaja de 13 puntos aún intactos a pesar de la derrota en el derby, el City necesita esencialmente dos victorias para obtener el título, lo que significa que podrían llevarse los trofeos si consiguen victorias sobre los Spurs y luego sobre el Swansea la semana siguiente.

Cerca del título

El equipo de Pep Guardiola había estado en camino para conseguir una gran cantidad de récords de la Premier League, siempre que hubieran cerrado el título con una victoria de ensueño contra el United, pero la derrota ponía eso en peligro.

Los Citizens siguen en camino de romper el récord de más victorias en una temporada, que actualmente se ubica en los 30 de Chelsea en 2016-17, con City actualmente en 27 con seis partidos por jugar.

Ya no pueden romper el récord de la fecha más temprana levantando el título, solo pueden igualar la marca del United del 2000-01 del 14 de abril.

El mismo bando mantiene el récord de la victoria por el título más temprano en términos de juegos restantes con 5, por lo que el City necesita confiar en un desliz de sus rivales de la ciudad la próxima semana para igualar el récord.

En búsqueda de los records

El Manchester City aún permanece vivo en su búsqueda de la mayoría de los puntos en una temporada de la Premier League, necesitando ganar cada uno de sus últimos seis juegos para superar la marca de los 95 del Chelsea en el 2004-05. La mejor diferencia de goles jamás registrada al final de una temporada en la máxima categoría es de +71, establecida por el Chelsea en 2009-10 con el equipo de Guardiola actualmente en +66 con seis partidos por jugar.

Mientras tanto, un poco más abao en la tabla, el equipo del Liverpool empató 0-0 con Everton en el Derby número 231 de Merseyside, lo que permitió a los Spurs subir de posición tras una victoria por 2-1 sobre Stoke.

Ambas partes llegan a 67 puntos, aunque los londinenses del norte tienen un juego menos y parecen dispuestos a superar a los Rojos en el tercer lugar de la tabla.