France Football se "disculpó" a inicios de esta semana con Andrés Iniesta por no otorgarle el Balón de Oro en 2010, año en que lo ganaba por segunda ocasión Lionel Messi [VIDEO]; sin embargo, hay otros míticos futbolistas que tampoco consiguieron la mayor distinción individual del planeta, pese a que hicieron méritos suficientes a lo largo de su carrera o en una temporada específica para conseguirlo.

Xavi Hernández: El símbolo del "tiki taka" de España en sus dos Eurocopas (2008-2012) ganadas corridas, siendo nombrado mejor jugador del primero de dichos torneos, y el Mundial conquistado en 2010, no pudo llevarse el Balón de Oro, a pesar de sumar tres Balones de Bronce, y ser también, el motor del mejor Barcelona de la historia.

El impacto de Xavi fue más allá de su maestría para tener el balón, controlar los tiempos en la medular o meter su clásico pase gol entre líneas.

Ferenck Puskas: El otro gran referente ofensivo del mejor Real Madrid [VIDEO]de la siempre (el de Di Stéfano), dueño de seis "Orejonas" en la década de los 60. El mito húngaro, subcampeón del mundo en el 54, estuvo cerca del Balón de Oro en 1960, cuando obtuvo el de Plata.

Paolo Maldini: Para muchos, el mejor defensor de la todos los tiempos (con el permiso de Beckenbauer). El mítico ex capitán del Milan jugó 25 años, siempre con los rossoneros, a los que guió como lateral izquierdo la mayor parte del tiempo, y central al final de su carrera, a lograr cinco Champions League. Se llevó el Balón de Bronce en el 94 y 2003.

Thierry Henry: El mejor atacante francés de la historia, también pudiera ser catalogado como el número uno en dicha demarcación en la poderosa Premier League inglesa, la que dominó durante siete años, llevándose todo y proclamándose máximo goleador vitalicio del Arsenal.

Al término de su trayectoria, "Titi" fue parte del Barcelona del "sextete", sin olvidar que se erigió en campeón mundial y de Europa con Francia en el 98 y 2000. Su Balón de Plata en 2003 y de Bronce en 2006 lo posicionaron cerca del anhelado trofeo dorado.

Iker Casillas: Junto a Xavi e Iniesta, uno de los tres futbolistas de mayor impacto en la historia de la selección española; además, icono del Real Madrid acreedor de tres Champions (2000, 2002, 2014). Las tapadas del "Santo de Móstoles" le valieron a "La Roja" victorias tanto en la Euro 2008, como en la del 2012; ni hablar del Mundial de Sudáfrica (2010), donde su penal atajado al paraguayo Cardozo en cuartos, y su épico pie a mano neutralizado con el botín a Robben, en el segundo tiempo de la final contra Holanda, quedaron en la posteridad. Lo insólito del caso es que el hoy portero del Porto jamás ha estado en el podio para el citado premio.

Gianluigi Buffon: El otro superlativo portero de los últimos 20 años, incluso con una vitalidad superior a la del propio Casillas.

"Gigi" ahora ostenta 40 almanaques, pero aún se ubica entre los cinco o siete mejores guardametas del planeta. Asimismo, su notable contribución al título de Italia en el Mundial 2006 sí le sirvió al menos para el Balón de Plata en dicho calendario. Su único lunar a nivel de títulos ha sido la Liga de Campeones, ya que ha perdido tres finales.

Franco Baresi: Aunado a Maldini, muchos consideran a Baresi el zaguero más eficaz de los últimos 30 años. Capitán del Milan de Sacchi, vencedor de tres Copas de Europa entre el 89 y el 94, y una de las tres mejores dinastías del siglo pasado. De igual modo, Baresi ganó el Mundial del 82 con la "Nazionale".

Roberto Carlos: El más grande carrilero izquierdo de siempre sumó el Balón de Plata en 2002, cuando merecía probablemente llevarse el de Oro, luego de ser fundamental para que el Madrid ganase la Champions y Brasil el Mundial.

Wesley Sneijder: No trascenderá en la historia como el resto de componentes de esta lista; sin embargo, el 2010 del volante mixto holandés ha sido de los más completos en las recientes décadas, tanto que el tulipán se erigió en el motor del Inter de Milán que conquistó el triplete europeo y de la selección "Orange" que estuvo a una jugada (pie a mano de Robben en la final) de obtener un Mundial donde resultó co-goleador.

Otras leyendas sin Balón de Oro: Carles Puyol (España); Andrea Pirlo (Italia); Arjen Robben (Holanda); Bernd Schuster; Dennis Bergkamp.