A Pep Guardiola no le importa que haya ganado de forma anticipada la Premier League con el Manchester City. A pesar de que el conjunto citizen haya sido un auténtico rodillo en la liga inglesa, la decepción recayó en el técnico catalán después de caer eliminados contra pronóstico en los cuartos de final de la Champions League. El Liverpool dio la campanada en competición europea, eliminando al Manchester City y provocando que Guardiola comience a tomar cartas en el asunto.

Guardiola quiere a dos mega cracks del Real Madrid

Lo primero que hará Guardiola es planificar un equipo lo suficientemente competitivo para asaltar de una vez por todas el trono europeo con el Manchester City.

Se ha dado cuenta que no basta con traer a grandes jugadores, sino que estos cracks tienen que ser fichados de clubes potentes para así debilitarlos en la carrera por el título más prestigioso el año que viene. Por tanto, ha puesto su mirada en el Real Madrid, [VIDEO] concretamente en dos jugadores galácticos que son claves para la plantilla dirigida por Zinedine Zidane. Estos dos cracks son, nada más y nada menos, que Kroos e Isco.

Saltan las alarmas en el club blanco

Los rumores sobre las pretensiones de Guardiola de desmontar el centro del campo del Real Madrid han llegado a las oficinas del club blanco. Saben que el Manchester City ha dispuesto 200 millones de euros para cumplir los deseos del técnico de Santpedor. Y conscientes de que esta cifra ya no es algo desorbitado para fichar a futbolistas, se han puesto en marcha para evitar un golpe bajo de un entrenador que ha dado gran parte de su vida por el eterno rival, el Barcelona.

Kroos es crucial en la medular del Real Madrid junto a Modric y Casemiro. Todos los balones en ataque pasan por sus piernas y el alemán lleva la batuta que dirige al club merengue a nivel ofensivo. Además de dar equilibrio a sus compañeros en el centro del campo, se ha convertido en uno de los jugadores que más balones recupera, por lo que es imprescindible para Zidane en los partidos importantes. [VIDEO]

Por otro lado, Isco comienza a tener los minutos que ha ansiado durante la temporada. Parecía que no tenía protagonismo debido a las pocas rotaciones que había en el Real Madrid, pero en los últimos encuentros se ha hecho con un puesto en el equipo, siendo protagonista en la eliminatoria de Champions contra la Juventus de Turín. El internacional español es magia en estado puro y ve huecos donde otros solo ver un mar de piernas. Tiene ese don innato para dar el último pase y asistir a sus compañeros, que agradecen tener en el terreno de juego a un jugador de sus condiciones.