Si bien es cierto que Salah, con su etiqueta de jugador prometedor pero irregular al cuello, ha pasado sin pena ni gloria de un equipo a otro, en Liverpool parecen haber dado con la clave. Y es que partiendo de un papel secundario, a priori eclipsado por jugadores de la talla de mane o Coutinho, ha conseguido meterse en el bolsillo a una de las aficiones insignia del futbol mundial.

Gol a gol, carrera a carrera, ha contribuido a llenar poco a poco un hueco que hasta hace unos meses precia insalvable. Ese que dejo el extremo brasileño con su polémica salida al FCBarcelona.

El equipo funciona, y las arcas están más llenas que nunca

La suerte esta cambiando para el club ingles, que tras varias temporadas tormentosas, vuelve a ver el sol.

Vuelve a ser aquel equipo eléctrico y vertical al que todos temían, aquel que gano cinco Copas de Europa. Y la facilidad pasmosa con la que se ha plantado en cuartos de final durante la presente temporada, no es más que una prueba de ello.

El equipo funciona, y las arcas están más llenas que nunca. Tras muchos meses de intensas negociaciones con el FCBarcelona por la venta de su jugador estrella Philipp Coutinho, las arcas del club recibieron un ingreso de 120 millones, pudiéndose incrementar hasta en 40 adicionales, en concepto de variables.

Madrid, Barça y PSG al acecho

¿Os parece poco? Pues Jurgen Kloop piensa que sí, y esta decidido a impedir que se repita la historia con su jugador más en forma. Así que, a la vista del interés creciente de Madrid, Barça y PSG ha decidido tasar a Salah [VIDEO]en 228 millones de euros (200 millones de libras esterlinas).

La posible salida de Gareth Bale del Madrid, o la de Neymar [VIDEO] del PSG, invitan a posicionarlos por encima de su tercer competidor, aunque el FCBarcelona, parece no cansarse de firmar grandes jugadores.

Resulta fácil imaginarse a Tom Werner relamiéndose de solo pensar la cantidad que puede reunir en el transcurso de una sola temporada. Pero semejante caída de dinero no es fácil de manejar, y menos en el futbol actual, pues no hay situación pero para un comprador que la de tener mucho dinero y mucha necesidad. Sino que se lo digan a Bartomeu.

Todo apunta a que Jurgen Kloop y su equipo técnico, van a tener una ardua labor, a la hora de diseñar el proyecto con el que abordar la próxima temporada

Dinero no falta, y jugadores tampoco. Se nos presenta un mercado de Fichajes altamente impredecible, aunque también, estoy seguro, muy emocionante.