En el mundo del fútbol existen lemas que se han hecho famosos con el paso del tiempo: “Dos cabezazos en el área son gol”, “un clásico es un partido distinto” o “2-0 es el peor resultado que hay”.

Aunque no se los puede comparar a ciencia cierta, quienes los dicen suelen hacerlo porque la experiencia y los años siguiendo este deporte así se los ha demostrado. Pues la cábala de los dos tantos contra cero se le aplicó en contra al Viktoria Plzen, que en los últimos suspiros se quedó a las puertas de ser el único conjunto de República Checa que pudiera inscribir su nombre en los cuartos de final de la UEFA Europa League.

En la acera de enfrente, Sporting Lisboa —a priori favorito de la llave para avanzar de ronda— si bien tuvo que sufrir un poco más de lo que tenía previsto, logró avanzar en el torneo pese a que salió derrotado en el marcador por un apretado 2-1.

Luego del 2-0 que se dio en la ida disputada en Portugal, y pese a verse por detrás en el marcador, Viktoria no se amilanó sino que salió a buscarlo y a jugarle en igualdad de condiciones a los verdiblancos, que se vieron sorprendidos cuando apenas a los seis minutos Bakos inauguró el marcador para invitar a sus compañeros a seguir atacando, mientras que su hinchada se ilusionaba con dar la campanada en Europa.

Ya en la segunda parte el Sporting pudo liquidar la serie al 48' cuando Fernandes mandó un remate al poste que el argentino Acuña, pese a tener todo el arco de frente y hallarse a apenas unos metros de la línea de gol, tampoco supo definir.

Aquello lo pagaron caro y se llevaron su susto: al minuto 64 apareció nuevamente Bakos para poner el 2-0 y ahora sí igualar la eliminatoria, que tuvo que definirse en la prórroga.

Vídeos destacados del día

Battaglia: el héroe de la noche

Ya en la prórroga, y con el recuerdo del argentino Acuña latente por haber desperdiciado la chance más clara del partido, su compatriota Batagglia apareció como cuando un bombero apaga un incendio, anotando en el minuto 105 para mandar a los suyos a cuartos de final pese a la derrota.

El único superviviente

Con su pase a cuartos de final de la Europa League el Sporting de Lisboa se mantiene como el único equipo portugués que todavía sigue vivo en competiciones europeas en la actual temporada.

Junto a ellos solo el Porto seguía compitiendo en la Champions, pero quedó eliminado luego de caer ante el Liverpool, que los superó con un global de 5-0 producto de una goleada que les endosó en el estadio Do Dragao.