A punto de finalizar el 2017, es momento de recordar a ya míticos cracks del Fútbol mundial quienes se retiraron a lo largo de este año, dejando huella tanto en sus clubes como selecciones.

Kaká: Aunque da la sensación que su carrera duró poco tiempo en la cima (2004-2008), nadie puede olvidar que Ricardo Kaká fue, en 2007, el último Balón de Oro y Jugador FIFA (The Best) previo a la dictadura instaurada a nivel universal por el binomio Messi [VIDEO]-Cristiano. El mediapunta brasileño ganó todo con el Milán, incluyendo la Champions en aquel histórico 2007, al tiempo que sumó, sin participación destacada, el Mundial de 2002 con su país, y la Copa Confederaciones en 2005 y 2009, ahí sí siendo figura de la "verdeamarelha".

El ex enganche del Sao Paulo y Real Madrid anunció su retiro a inicios de diciembre, tras tres años en el Orlando City, de la MLS estadounidense.

Francesco Totti: El talento de Francesco Totti iba de la mano a su romanticismo, tanto que nunca quiso irse de su Roma, a sabiendas que Real Madrid quiso ficharlo doblando su salario. "Il Capitano" colgó los botínes con 40 años, en junio pasado, luego de 24 almanaques en los que marcó 307 goles, 250 de ellos en la Serie A, segundo máximo realizador vitalicio. "Apenas" consiguió siete títulos, siendo los dos más preponderantes la Copa del Mundo con Italia en 2006 y el scudetto con su Roma en la 2000-2001.

Andrea Pirlo: En la misma línea de Totti, Del Piero y Roberto Baggio entre los mayores talentos italianos de todos los tiempos, Pirlo fue el arquitecto del Milán exitoso de la década pasada, la Juve dictadora de la década actual, y la Italia que conquistó Alemania en 2006.

Su distinguido pie, enorme golpeo e inigualable visión e inteligencia lo ponen en un pedestal. Al igual que Kaká, el exquisito mediocentro puso punto y final a su vida deportiva en el balompié norteamericano (New York City).

Phillipp Lahm: Levantó la Copa del Mundo en el Maracaná, en julio de 2014, después que Alemania derrotase en prórroga a Argentina, además de ganar 24 gallardetes, la mayoría con el Bayern Munich, y destacando el triplete de 2013. Lahm es la cara del fútbol alemán en el siglo XXI y probablemente, el lateral (izquierdo y derecho) más completo de los últimos tiempos.

Steven Gerrard: Otro mito que culminó su trayectoria en la MLS (LA Galaxy), esta vez, tras 17 cursos en el Liverpool, donde guio a los de Anfield a la mítica Champions del 2005. Gerrard fue el prototipo idóneo del volante inglés; un "box to box" con una pegada formidable y líder natural.

Frank Lampard: Como Lampard, acumuló fracasos con la selección inglesa, pero consiguió todo a nivel de clubes, ya que es probablemente, la figura de más impacto, en lo futbolístico, en la historia del Chelsea.

El Balón de Plata en 2005 logró 13 títulos, destacando tres Premier League, la Champions 2012 y la Europa League 2013.

Xabi Alonso: Un mariscal en la medular y un coleccionista de títulos. Ese fue Xabi Alonso, factor esencial en la Roja campeona de Europa en 2008 y especialmente en 2012, y de aquella selección que conquistó el Mundial de Sudáfrica 2010. Asimismo, vital en la "Orejona" del Liverpool en 2005 y del Madrid en 2014. Terminó su carrera por todo lo alto, a diferencia de otros cracks, proclamándose monarca de Alemania con el Bayern.