La cabalgata sin público en Valencia terminó con una multitud de personas agrupadas en la plaza frente al Ayuntamiento, lo que constituye un hecho preocupante tomando en cuenta las medidas que se han efectuado por parte de las autoridades para reducir los datos de la pandemia del Coronavirus. Los responsables del evento planificaron la realización del mismo de forma reducida, ya que simplemente se circunscribiría a un traslado de los Reyes de Oriente y una reducida acogida por parte del consistorio.

El alcalde Joan Ribó y un número reducido de concejales recibieron a los Reyes de Oriente en la plaza frente al Ayuntamiento en Valencia, y esa misma circunstancia fue la que produjo que el espacio abierto se colmara de personas sin respetar las normas de distanciamiento social que evitaran posibles contagios por coronavirus.

En ese contexto, una zona que recientemente ha sido peatonalizada ha vivido una saturación elevada, lo que ha provocado mucha preocupación por parte de los españoles.

Las autoridades de Valencia aplicaron medidas severas previas a la cabalgata sin público

Los responsables del control de la pandemia en Valencia decretaron el mismo martes medidas severas para controlar el coronavirus en la zona. Las decisiones de las autoridades se expresaron en el cierre de bares y restaurantes, así como en el adelanto del toque de queda.

La misma planificación de la cabalgata sin público se concentraba a la idea por parte de las autoridades de la zona de que era necesario evitar la conglomeración de personas en un espacio abierto, ya que ello se podría provocar contagios de COVID-19.

En Valencia, la cabalgata congrega todos los años a cientos de personas, pero durante el 2021 la idea seguida por las autoridades municipales fue evitar que las personas violaran las normas de distanciamiento social que se han ido dictando por la situación excepcional de pandemia que existe. En ese sentido, la caravana salió desde tres puntos distintos.

El recorrido que hicieron ocupó varias calles de Valencia para culminar en la plaza del Ayuntamiento.

El Ayuntamiento de Valencia esperaba que el evento fuera seguido de forma online

Los responsables de la organización de la cabalgata esperaban que el evento se realizara en secreto y sin público, para lo que se dispuso de medios tecnológicos con el propósito de seguir el recorrido del trayecto de forma digital.

Lo que está claro es que dicha planificación fue insuficiente, dado que la multitudinaria concentración de personas se produjo en el último espacio de culminación de la cabalgata, justo en la plaza del Ayuntamiento.

Figuras políticas reprocharon la organización del evento en Valencia

La dirigente del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, María José Catalá, ha criticado la organización de la cabalgata. La política ha reprochado que el alcalde Joan Ribó no prestó atención a los últimos números de la pandemia, preparando un evento sin las debidas medidas de seguridad y distanciamiento que merece la crisis sanitaria como la que hoy vive España.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!