Antonio Mañas González es estudiante y Coordinador General de la asociación Las Miradas Del Olvido (lmdo) enfocada a la protección de Animales exóticos. Mañas reflexiona sobre el funcionamiento de la asociación y la desprotección a la que se ven sometidos miles de animales en España.

Albert Schweitzer dijo: "No me importa saber si un animal puede razonar. Sólo sé que es capaz de sufrir y por ello lo considero mi prójimo". Así veía el premio nobel de la paz de 1952 a los animales, seres que sufren, y por tanto, sienten.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Parejas

Por desgracia los animales siempre han sufrido la tiranía del ser humano y han vivido sujetos a nuestras normas. Normas que quitamos y ponemos a nuestro antojo y que no siempre nos paramos a pensar si es lo mejor para todos, para todos los seres vivos.

Por suerte, los animales han llegado a calar en lo más profundo de muchas personas que intentan con todas sus fuerzas ayudar a mejorar su calidad de vida. Entre esas personas se encuentra Antonio Mañas, que pertenece a una asociación animalista para la protección de animales exóticos [VIDEO], Las Miradas Del Olvido (LMDO).

¿Cómo comenzó?

Todo comenzó a raíz de una serie de rescates que se hicieron en 2015 y donde se dieron cuenta de que la necesidad de crear algún tipo de comunidad era inminente. Mañas explica que LMDO trata de ayudar a esos animales “que no se nombran”, porque “no todos los animales son perros y gatos [VIDEO]. Cuando se dieron cuenta de que había una carencia real decidieron constituirse como asociación “para poder tener representación en instituciones e intentar mejorar la situación desde allí, desde la política y desde todas las formas posibles así como también tener un veterinario que pudiera pactar los precios y poder rescatar”.

Aunque esta asociación de momento solo actúa en la Comunidad de Madrid, Mañas explica que están constituidos como asociación nacional “para poder abarcar más y tener más alas de acción en las diferentes circunstancias”. Así nació Las Miradas Del Olvido, para cubrir ese vacío y “tratar de visibilizar el resto de animales que también sufren maltrato o abandono y las consecuencias de la irresponsabilidad humana”.

El problema principal con este tipo de animales es que sus cuidados veterinarios son muy caros. Las asociaciones de rescate se ven obligadas a pactar precios “especiales” con los veterinarios porque los animales que rescatan no pueden ir a un veterinario “normal”. “Cuando rescatamos a un animal prácticamente siempre hay que invertir dinero, si no es para curarle tiene que ser para ponerle el chip, para esterilizarlo… Entonces necesitamos ese precio especial y así poder trabajar y pagar, en distintos sentidos, por mejorar la situación de los animales en el país”. Cuando rescatan un animal se intenta que vaya con chip y si se puede se esteriliza.

Para los mamíferos de menos de 500 gramos no es necesario, pero si es mayor, “se intenta siempre esterilizar”. “El chip si es muy pequeño no se pone, pero sí que solemos hacerlo aunque por ley no es obligatorio en tortugas, palomas, cotorras, etc.”. Todos estos cuidados son costeados por LMDO, y recuperados a través del contrato de adopción cuando ese animal es adoptado.

Así funciona LMDO

Aquí es donde entra el juego el papel de los voluntarios. Las organizaciones sin ánimo de lucro como Las Miradas del Olvido están compuestas enteramente por voluntarios que sin recibir un beneficio económico colaboran desinteresadamente en la causa. Para Mañas en esta asociación hay principalmente dos tipos de voluntarios: las casas de acogida y el voluntariado activo. “La mayoría de asociaciones sobre todo todas las de (animales) exóticos, no tenemos sitio físico con lo cual los animales tienen que pasar por casas de acogida donde están hasta que se les adopta”. Esa persona no se compromete a nada, todos los gastos del animal los cubre la asociación y es la propia asociación la que tiene la custodia del animal. El voluntario de las casas de acogida solo pone la casa y se encarga de mantenerlo alimentado y cubrir sus necesidades básicas, pero todo esto va a gastos de la asociación”. En el caso de los voluntarios que forman parte del voluntariado activo sus funciones varían desde ir a rescatar un animal, traer del veterinario a un animal, ir a por una donación, presentase en una reunión para ser la imagen de la asociación, llevar redes sociales, etc. “Todas las acciones que se necesiten están repartidas en diferentes personas (voluntarios activos) para abarcar lo máximo posible”.

El proceso de selección de candidatos para adoptar a los animales sigue uno pasos concretos, un protocolo cerrado. “Nosotros una cosa tenemos clara y es que, mejor es hacer poco y bien que mucho y mal. Ya que hemos rescatado a los animales no vamos a darlos con riesgo de que acaben mal”. El proceso tiene dos fases: Una primera fase de preadopción en dos pasos y la adopción final. Si se está interesado en adoptar hay que rellenar un formulario con los datos personales, si la asociación considera que las características concuerdan con las necesidades del animal entonces se procede a hacer una visita de preadopción donde se evalúan las condiciones de vida que tendría ese animal. Tras superar la prueba, viendo que no haya riesgo de fuga, se ponen en contacto con el adoptante para que abone la tasa y se firma el contrato de adopción donde “el adoptante se compromete a no regalarlo a terceros, que va a cuidar del animal, etc.” y que “si por algo se complicara en unos años la cosa y no pudiera esta persona tenerlo, volvería de regreso a la asociación. Nosotros siempre vamos a ser la garantía” concreta Mañas.

Las redes sociales se han convertido en el principal medio de contacto de los adoptantes con la asociación, por ello Las Miradas Del Olvido cuida mucho este aspecto y está presente en Instagram, Facebook (con más de 2800 seguidores) y Twitter. “Las entidades de protección animal de animales exóticos que han empezado a nacer hace pocos años no están visibilizadas, entonces, hay muchas personas que todavía compran animales, y que están a favor de la adopción pero que no saben que existimos y si lo supieran escogerían la adopción”. Es una forma de visibilizar y dar a conocer a los animales que están en adopción así como las necesidades de la entidad como el pago de facturas veterinarias o la urgencia de una casa de acogida para algún animal.

Los ingresos nunca son suficientes

Los ingresos de la sociedad se basan en las donaciones, las ventas solidarias, los socios, y los madrinos, pero sobre todo, donde más recaudan es a través de Teaming. Teaming es una plataforma online que “permite que por un euro al mes puedas ayudar a la entidad, de tal forma que si te registras, cada mes te descuentan un euro que, al fin y al cabo, son doce euros al año y hay mucha gente a la que por doce euros al año no le importa colaborar”. Aunque actualmente Antonio Mañas está planteándose la posibilidad de crear un merchandising alrededor de la asociación para conseguir cubrir los cuidados de los animales recogidos.

Las Miradas Del Olvido no es solo una asociación para el rescate sino también para la prevención. Es por esto que acuden a ponencias y charlas sobre la prevención del abandono o charlas informativas sobre los animales exóticos. “Lo que intentamos en las charlas un poco es romper mitos, por ejemplo, el mito de que la paloma urbana contagia enfermedades”. Tratan de explicar cómo llegan los animales al medio, los que son consecuencia de la domesticación, dar voz a los animales víctimas del Real Decreto de Especies Invasoras, (cómo hay que tratarlos o cómo funciona la administración con ellos) e ir desmintiendo los errores comúnmente aprendidos y visibilizando lo que pasa desapercibido. La asociación es pro división del trabajo y por ello están en constante contacto con otras asociaciones. Ya sea porque tratan el mismo tema, siguen la misma forma de operar o por simple coincidencia en una ponencia, Las Miradas Del Olvido tiene muy en cuenta a otras entidades. “Al fin y al cabo podemos ayudarnos a la hora de elaborar proyectos como ya hemos hecho para presentar alegaciones contra la Ley de Protección Animal de la Comunidad de Madrid, o la de Castilla La Mancha”.

LMDO en una lucha constante

Mañas explica que la Ley de protección Animal de la Comunidad de Madrid no es suficiente porque no busca la protección de todos los animales. “Para ellos un animal es un perro o gato entonces en esta ley no se incluyen los demás animales. No les dan protección”. Mañas habla de una total indignación, ya no solo desde LMDO, sino desde muchas asociaciones animalistas, y concreta “lo que nos ha rematado, que por fin se ha podido cambiar, es que estaban prohibiendo a las entidades que no tienen refugio poder tener animales custodiados”. La superposición de la Ley de Sacrificio Cero de la Comunidad de Madrid ha desembocado en la sobrepoblación de las perreras que suplicaban a las asociaciones que se hicieran cargo de algunos casos. “Realmente lo que estamos haciendo es el trabajo de la administración, el mal trabajo que hace la administración”. Por suerte este conflicto ya ha finalizado porque se presentaron alegaciones sobre algunos puntos y se han modificado, pero de no haber sido así esta ley habría perjudicado a miles de animales. Gracias a personas como Antonio Mañas y a asociaciones como Las Miradas Del Olvido, muchos animales pueden seguir viviendo en las mejores condiciones.