Científicos de la Universidad Estatal de Pensilvania y de la Universidad de Atlanta, en Estados Unidos, han iniciado un estudio para determinar el futuro del COVID-19. Gracias al análisis del comportamiento de otros tipos de Coronavirus que han pasado de la cadena animal a la humana, estos científicos han podido descifrar los modelos predictivos que nos ayudarán a entender el comportamiento futuro del COVID-19.

El COVID-19 sería similar al resfriado común en el futuro, según el estudio

En su artículo, la revista Science, perteneciente a la organización American Association for the Advancement of Science, el citado grupo de científicos describe cómo la inmunidad que consigue bloquear la infección por COVID-19 disminuye muy rápido; mientras que "la inmunidad que reduce la enfermedad es duradera".

El modelo presentado reúne no solo el grave comportamiento del coronavirus actual, sino también la naturaleza benigna de los coronavirus de tipo humano; de lo cual se deduce que, toda vez alcanzada la fase endémica y producida la exposición primaria durante la infancia, el COVID-19 será el equivalente a un resfriado común.

Evitar contagios durante la vacunación

Este grupo de científicos deducen que el futuro del COVID-19 no será distinto al de los virus que producen el resfriado común y se engrosaría dentro de la categoría de Enfermedades endémicas leves; causando los mismos síntomas. En cualquier caso, advierten, resulta fundamental contener al máximo la transmisión durante las campañas de vacunación. En su predicción exponen que, antes de que transcurra el tiempo necesario para alcanzar la endemicidad, la infección por COVID-19 será más frecuente en los mayores.

Por ello aún debe estudiarse si la inmunidad inducida por infección o por la vacunación en la edad adulta es semejante a la que causan las infecciones naturales durante la niñez.

El coronavirus no desaparecerá

El futuro del COVID-19 no pasa por desaparecer; si bien terminará por convertirse en una enfermedad endémica de consecuencias mucho más benignas.

Según los científicos del estudio, la transición de una dinámica epidémica a otra endémica se relaciona con la variación en la distribución de edad de las infecciones primarias hacia los grupos de menor edad. De todos modos, el proceso de adaptación hasta llegar a la fase endémica no se vislumbra a corto plazo. Aún queda un largo trecho por recorrer para que el virus se comporte como un resfriado común, y antes deberemos pasar por la vacunación masiva de la población, comenzando por los grupos de más riesgo.

El cambio, según los científicos, puede tardar desde unos pocos años hasta algunas décadas; en función de la rapidez con la que el virus se propague.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!