Los países desarrollados tienen una tendencia a tener una menor cantidad de hijos. Esto Se debe a múltiples razones, como la dificultad de conciliar la vida familiar con la laboral, la posibilidad de ofrecer una mejor calidad de vida, problemas económicos o simplemente el querer dedicarse de lleno a la educación de un niño.

En el caso de España, según el INE, el 30 % de las parejas solo tienen un hijo y solo el 4 % llegan a tener 3 siendo la media de hijos por mujer de 1,34. A pesar de estas estadísticas, siguen existiendo numerosas creencias en torno a los hijos únicos, como que son más introvertidos, egoístas, narcisista y caprichosos.

Sin embargo, para desmentir estas creencias, hay una variedad de estudios que demuestran que el tener o no tener hermanos no es un factor decisivo para evitar problemas en el comportamiento o asegurar que no tengan problemas para socializar. La psicóloga americana Susan Newman es autora del libro “Educar a un hijo único” asegura que existen desde ya hace 30 años estudios que refutan estos prejuicios y que no es necesario tener otro hijo si no se desea.

El supuesto narcisismo

La creencia más común entre las personas es que el hijo único es alguien narcisista, es decir, un trastorno de la personalidad donde la persona tiene una imagen de sí mismo muy elevada y necesita tener constantemente la atención de los demás. Sin embargo, en el estudio “El fin de un estereotipo: los hijos únicos no son más narcisistas que las personas con hermanos” determinó que los hijos únicos no son más narcisistas que aquellas personas que si los tienen.

El estudio en cuestión se realizó en Alemania, primero se quiso saber si aún prevalecía dicho estereotipo con una muestra de 556 personas donde los hijos únicos demostraron también estar de acuerdo con dicha creencia. Luego los investigadores analizaron datos de la Muestra de Innovación del Panel Socioeconómico, que es un estudio longitudinal representativo a nivel nacional de hogares en Alemania con una muestra de 1.810 que demostró que los hijos únicos no tuvieron mayores puntuaciones en las dos dimensiones del narcisismo que las personas con hermanos.

Mayor inteligencia

Esta puede ser una verdad a medias. Los hijos únicos presentan mayores puntos en los test de inteligencia y podrían obtener mejores calificaciones académicas, según un metanálisis de 115 estudios que examinan el nivel de inteligencia de primogénitos con y sin hermanos. No obstante, esto solo ocurre hasta el preescolar y va disminuyendo a medida que pasa el tiempo.

Otra cosa que se comprobó es que los hijos únicos tienen mejor capacidad para adaptarse y mayor motivación lo que puede explicar porque tienden a mayor formación académico o puestos laborales con mayor responsabilidad.

Problemas para relacionarse

El estudio “Are Only Children Missing Out?” publicado en 2002 desmiente la creencia que las personas sin hermanos son más solitarias. Dicho estudio examino las relaciones en Niños de preescolar, dividieron a los niños en grupos, uno formado por los hijos únicos, otro por los primogénitos con un solo hermano o hermanos de segunda orden con un solo hermano. Se concluyó que los hijos únicos tenían la misma cantidad de amigos que los niños con hermanos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!