La evidencia genética de que el Coronavirus se originó en los murciélagos ya era abrumadora entre la comunidad científica, aunque todavía sin aportar la prueba definitiva de su propagación por todo el mundo. Ahora, y para prevenir escenarios no deseados en la sanidad en un futuro no muy lejano un grupo de científicos de China y EEUU han decidido investigar a estos animales al ser portadores de una amplia gama de Enfermedades que podrían alcanzar a los seres humanos en una pandemia como la actual.

En los prolegómenos de este estudio, que ha sido llevado a cabo por la organización EcoHealth y el Instituto de Virología de Wuhan, se ha puesto de manifiesto que esta especie animal podrían albergar nuevos tipos de este virus que se ha llevado la vida de algo menos de 500.000 personas en todo el mundo, por el momento.

Se investiga el coronavirus en el suroeste de China

Para sacar las conclusiones de este importante informe, se han llegado a analizar algo más de 1.200 secuencias genéticas de esta infección en los murciélagos. Pero lo que es más importante para el éxito de las investigaciones científicas, 630 son nuevas y por tanto se dispone de un campo de estudio más amplio para un conocimiento más potente.

Por otra parte, las actuaciones de este análisis se están llevando a cabo en las provincias del suroeste de la República Popular de China. El motivo se debe a que es una de las áreas geográficas en donde existe una mayor población de estos animales voladores. Al igual que por la alta densidad en su población ya que es una de las más elevadas en el planeta.

A lo que se une el hecho de que hay un mayor contacto entre murciélagos y humanos, incluido el uso como alimento por parte de estos.

Investigaciones en los murciélagos

Desde el momento de la aparición del coronavirus todas las sospechas se han vuelta en contra de este mamífero volador. Y por tanto, muchas de las investigaciones científicas se están centrando en su figura.

Hasta el punto de que este grupo de científicos de Estados Unidos y China han constatado en su análisis que el origen del coronavirus podría tener su origen en los murciélagos. Debido a que esta clase de virus se caracterizan por su elevada propensión a transmitirse entre especies animales y una de las más relevantes para ello es este mamífero.

Prevenir futuros brotes de este virus

Con una meta en su campo de investigación que no es otra que detectar los posibles efectos secundarios del coronavirus entre los seres humanos y que es algo que todavía se desconoce en las investigaciones llevadas a cabo en el mundo en toda su amplitud. El informe, por otra parte, también aporta otros datos muy interesantes para conocer un poco mejor el coronavirus en los murciélagos. Como por ejemplo, como ha sido su evolución o las amenazas que puede representar para la humanidad a partir de estos momentos. En este sentido, los científicos sostienen que puede servir como medida preventiva para nuevos brotes del coronavirus que se pudiesen desarrollar en los meses de otoño.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!