La vaquita marina habita, o habitaba, las aguas del norte del Golfo de California, también conocido como el Mar de Cortés. Hace años que grupos ecologistas y gubernamentales intentan infructuosamente frenar el descenso brusco y constante de su población. Se ha intentado de todo: vedas, prohibiciones, incentivos a pescadores, campañas de concientización, documentales, pero no lo han logrado. Según el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA) podrían quedar entre 10 y 30 ejemplares. Otros creen que ya es un animal más en la lista de extintos.

La totoaba estaría detrás de la extinción de la vaquita marina

La vaquita es una marsopa dentada, el más pequeño de ellos, y se mueve por las aguas relativamente bajas de la costa del Golfo de California. No llega a medir 1'5 metros y puede alcanzar los 40 kilos.

Pero ¿qué es lo que está matando a la vaquita marina? Un afrodisíaco chino. La vaquita marina comparte hábitat con un pez muy codiciado en la medicina tradicional china: la totoaba. Este pez también está protegido por las normativas mexicanas y mundiales, pero su pesca y comercialización ilegal son un gran negocio.

Su vejiga natatoria puede llegar a costar 46.000 dólares por kilo en los mercados chinos. Es tan valioso que se lo conoce como "la cocaína del mar".

Se estima que a los pescadores clandestinos mexicanos no les pagan más de 500. Son los intemediarios los que se llevan la mayor parte del botín. Incluso hay quienes afirman que el famoso Cártel de Sinaloa podría estar involucrado en la comercialización del buche de la totoaba. Las vaquitas han caído victimas de las redes ilegales que se expanden para la pesca de la totoaba.

Los grupos ecologistas piden soluciones gubernamentales para salvar a la vaquita marina

Los grupos ambientalistas presionan a las autoridades mexicanas para que creen granjas criaderos de totoaba si quiere que la vaquita marina mexicana no desaparezca.

La Secretaría de Ambiente de México ha sido duramente criticada por no poder impedir la extinción del catáceo.

Tanto Greenpeace como el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés) mostraron su preocupación y han solicitado al estado mexicano tomar medidas al respecto. En tanto, a inicios de este año, la recientemente renunciada titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), Josefa González Blanco, declaró al anunciar la Iniciativa para la Sustentabilidad en el Norte del Golfo de California que "es una prioridad el rescate, salvar a la vaquita marina, así como poner orden, legalidad y bienestar a la vaquita".

Con el reciente escándalo por demorar una hora un avión comercial que debía abordar para trasladarse al interior de México, González Blanco debió renunciar a su puesto, lo que genera cierto margen de incertidumbre respecto de ese compromiso. Las organizaciones esperan conocer la opinión del recientemente nombrado reemplazo Víctor Manuel Toledo, el compromiso estatal con esta y otras iniciativas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más