60 millones de kilómetros de carreteras principales cruzan los continentes, lo suficiente como para rodear el planeta 1.600 veces. Para las personas que vivimos aquí, estas vías son una bendición, lo que nos permite movernos con facilidad de un lugar a otro. Pero para los Animales migratorios que también están rodeados por represas, ríos, vías marítimas, desarrollo urbano y agricultura, también representan una barrera.

A medida que el progreso humano y las actividades continúan extendiéndose, los científicos se han preocupado cada vez más por tales migrantes, especialmente aquellos que recorren largas distancias.

Anuncios

Estos viajeros animales cubren cientos de miles de kilómetros anualmente, sin embargo, se sabe muy poco de cómo les está yendo en su movimiento migratorio por todo el mundo.

Para aumentar la base de conocimiento, un equipo de científicos de la Universidad de Santa Bárbara se propuso estimar la vulnerabilidad y el riesgo de extinción de aves, mamíferos y peces migratorios de diferentes regiones y ecosistemas de todo el mundo. Lo hicieron utilizando la literatura existente y la información de dos grandes bases de datos: Living Planet Index e International Union for Conservation of Nature. El análisis del grupo aparece ahora en una edición especial de Philosophical Transactions B titulada "Ecología del movimiento colectivo".

Las aves migratorias son exuberantes pero su número se está reduciendo

Los científicos examinaron más de 6.000 especies migratorias por grupo taxonómico (aves, mamíferos y peces) y por el sistema ambiental (terrestre, marino o de agua dulce). También determinaron si el movimiento de un grupo exhibía un comportamiento colectivo: piensen en bancos de peces, bandadas de gansos volando en formación, incluso manadas de ñus, todos perciben señales de sus lideres individuales para ayudar a guiar su movimiento colectivo.

Anuncios

El análisis del equipo reveló que, si bien las aves migratorias son relativamente abundantes, su número está disminuyendo desproporcionadamente a las aves no migratorias. Tome el charrán ártico, migrante de largas distancias, que viaja anualmente 50,000 millas. Está catalogado como de "menor preocupación" por la unión, debido a su gran alcance y abundancia de individuos, sin embargo, su población general ha estado disminuyendo durante varias décadas. Según Hardesty-Moore, esto presenta una oportunidad para la conservación a través de la implementación de esfuerzos preventivos para frenar el declive de la población antes de que la especie se aproxime a la extinción.

Los mamíferos y los peces también pueden estar en peligro

El director de la investigación Hardesty-Moore expuso: "El aumento relativo de los mamíferos migratorios en comparación con los mamíferos no migratorios subraya el éxito de los esfuerzos de conservación anteriores. Aun así, los mamíferos migratorios tienen un alto riesgo de extinción debido a que se enfrentan a tantas barreras: carreteras y desarrollo, caza y caza furtiva, por lo que aún queda trabajo por hacer".

Por ejemplo, hasta hace poco, el antílope tibetano estaba "en peligro", pero se ha recuperado debido a los rigurosos esfuerzos de conservación.

Anuncios

Si bien su número sigue siendo bastante bajo y sus rangos son restringidos, los esfuerzos de conservación han podido aumentar su población. "Creo que son buenas noticias", dijo Hardesty-Moore. "Brilla algo de luz sobre los éxitos de la conservación".

Los científicos también encontraron que los peces migratorios de agua dulce están en mayor riesgo que sus hermanos marinos, lo que tiene sentido teniendo en cuenta que las vías de viaje disponibles para las especies de agua dulce son mucho más restringidas. Las represas son un problema importante para algunos de estos migrantes: hay al menos 37.600 represas hidroeléctricas en ríos en todo el mundo, con cientos más en progreso. Más de 400 represas limitan la capacidad de migración del salmón Chinook en la cuenca del río Columbia. Como resultado, la especie está "altamente en peligro". Los migrantes marinos, por otro lado, son más capaces de maniobrar alrededor de las barreras o de esquivar las presiones de pesca.