La historia de Amelia Earhart es revolucionaria: fue la primera mujer en volar sola a través del Océano Atlántico, y podría haber sido la primera en volar alrededor del mundo, si su avión no se hubiera caído sobre el Océano Pacífico en el año 1937. Después de décadas de Misterio en torno a su desaparición, su historia podría llegar a su fin.

Un nuevo estudio científico afirma que los huesos encontrados en 1940 en la isla de Nikumaroro en el Pacífico, pertenecen a Earhart, a pesar de un análisis forense de los restos realizados en 1941 que lo relaciona con los huesos de un hombre. Los huesos fueron revaluados en el estudio "Amelia Earhart y los huesos de Nikumaroro" por el profesor Richard L.

Jantz de la Universidad de Tennessee. Durante décadas han seguido siendo un enigma, ya que algunos han especulado que Earhart murió como un náufrago en la isla después de que su avión se estrelló.

El hallazgo

Los huesos fueron descubiertos por una expedición británica que exploró la isla para su asentamiento, luego de que el equipo descubriera un cráneo humano, según el estudio. El oficial de la expedición ordenó una búsqueda más exhaustiva de la zona, lo que resultó en el descubrimiento de varios otros huesos y parte de lo que parecía ser un zapato de mujer. Otros artículos encontrados incluyeron una caja hecha para contener un Brandis que se había fabricado alrededor de 1918 y una botella de benedictino, un licor de hierbas.

Había sospechas en ese momento de que los huesos podrían ser los restos de Amelia Earhart. Los 13 huesos fueron enviados a Fiyi y estudiados por D.W. Hoodless de la Escuela Central de Medicina el año siguiente. En ese momento, argumentó Jantz, la osteología forense (el estudio de los huesos), todavía no era una disciplina bien desarrollada, y los métodos de Hoodless para determinar el sexo eran "inadecuados", en comparación con las técnicas modernas.

Por lo tanto, su evaluación del sexo no se puede suponer como correcta, expresó Jantz.

Estudio con técnicas modernas

Al intentar comparar los huesos perdidos con los huesos de Earhart, Jantz desarrolló conjuntamente un programa de computadora que estimaba el sexo y el ancestro usando medidas esqueléticas.

El programa, Fordisc, es comúnmente utilizado por antropólogos forenses en todo el mundo. Jantz comparó las longitudes de los huesos con las medidas de Earhart, usando su altura, peso, constitución corporal, longitud de las extremidades y proporciones, según las fotografías e información que se encuentran en sus licencias de piloto. Sus hallazgos revelaron que los huesos de Earhart eran más similares a los huesos de Nikumaroro. En el caso de los huesos de Nikumaroro, la única persona documentada a la que pueden pertenecer es Amelia Earhart", escribió Jantz en el estudio

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!