La campaña "#StopPlumofobia" coincide con la celebración del Orgullo Gay en Madrid [VIDEO] y no es casualidad. ¿Qué es la plumofobia? La plumofobia es desprecio a toda aquella persona que se sale de sus roles de género en su comportamiento, y esta campaña pretende denunciar el acto homófobo encubierto del rechazo a "los hombres afeminados" o "mujeres masculinas".

Plumofobia: cómo ser gay o lesbiana, pero sin que se note

Este sentimiento de aversión esconde una verdad socialmente muy dura de asimilar: se puede ser gay, pero que por favor no se note. Una verdad incómoda que se deja ver día a día en frases tan sonadas como "Yo respeto lo que cada uno haga con su vida, pero, ¿por qué tienen que vestirse como mamarrachas?"; "Las lesbianas a veces parecen camioneros" o la ya muy sonada "Es vergonzoso este festival porque van todxs semidesnudxs tocándose".

Anuncios
Anuncios

Nada más lejos de la verdad.

Los homosexuales que se ven perjudicados por otros gays

Este pensamiento no solo se escucha por parte del colectivo heterosexual, sino también por parte del colectivo #LGTBI+. Un alarmante estudio que publicó Gay Times dejaba ver que un 57% de gays "sin pluma" piensan que los que sí la tienen perjudican gravemente al colectivo dándoles mala reputación.

Es importante tener en cuenta que la plumofobia no solo afecta al colectivo LGTBI, sino que es perjudicial también para los "heteros", bisexuales y transexuales siempre que no se ajusten a los mandatos de género. Es alarmante el número de casos de acoso escolar perpetuado por este sentimiento social tan común, ya que se registra que un 20% del alumnado español ha presenciado casos de agresión verbal o física perpetuados hacia personas que denotan comportamientos del otro sexo.

Anuncios

Una campaña contra la discriminación

La campaña, que cuenta con página en Facebook, pretende denunciar esta discriminación con imágenes como hombres pintándose las uñas o con gestos femeninos. Imágenes que nos ayuden a abrazar la #DIVERSIDAD y saber apreciar casos de homofobia interiorizada, sin duda es un buen comienzo para educar y hacer comprender que no es negativo ni ofensivo de ningún tipo. Facilita el reconocimiento de una sociedad que abraza la diversidad y se hace cada vez más libre de clichés y tabúes.

Debemos entender que la plumofobia en la homosexualidad masculina no es solo un gesto deliberado e interiorizado de homofobia, sino también de misoginia ya que ridiculiza todo aquello que se pueda relacionar con lo femenino además de que crea clichés dentro del propio colectivo. Cada vez más, en las fiestas y en mundo del ambiente en general, se crea una fachada de "hombre gay masculino" que se distancie lo máximo posible de lo que se conoce como "la loca".

En general, un comportamiento social sano es la aceptación de la libertad personal y la naturalidad de todos y todas porque como bien reza el eslogan de la campaña: "No hay nada más natural que tener pluma". Celebremos el World Pride 2017 sin plumofobia.