Ningún colaborador de televisión nació siéndolo y eso implica que, como todos los que habitamos la faz de la tierra, las figuras televisivas más reconocibles también tienen un pasado.

Un pasado que en el caso de uno de los miembros de la mesa del programa de #Telecinco "Sálvame", como es el caso de Kiko Matamoros, al menos en lo laboral, es tremendamente llamativo y desconocido por el gran público como vamos a ver en este repaso a su currículum vitae que él mismo revelaba públicamente en antena en los últimos días.

Su primer trabajo, una vez abandonó la niñez y llegó a la edad adulta estuvo relacionado con el comercio al por menor y las ventas.

Anuncios
Anuncios

Y es que su primer empleo fue como vendedor de libros. Concretamente enciclopedias puerta a puerta, como sucedía no hace tanto en nuestro país y llegando a convertirse en director comercial de una editorial.

Ya después de esa primera toma de contacto con el trabajo tuvo la suerte de probar con otro oficio mucho más agradecido como es el de modelo. Oportunidad que este relata le llegó con 19 años y que le abrió las puertas al mundo de la televisión, donde poco a poco iría metiendo la cabeza.

Tanto es así que de ahí acabaría consiguiendo un puesto en el equipo de doblaje de la 'Producción Ajena' en la televisión pública andaluza. Algo que acabaría dejando por un tiempo gracias a una nueva oportunidad laboral, en este caso en la capital de España. Ahora Kiko Matamoros se convertía en Consejero de Obras públicas de la Comunidad de Madrid.

Anuncios

De la política al juego, donde ejercería un puesto directivo y de ahí su vuelta a la televisión para no marcharse ejerciendo en un primer momento como representante de rostros conocidos siendo quizás el más famoso, o al menos el más televisivo hasta su malogrado final, el de Carmina Ordóñez, una de las grandes divas de la prensa rosa en nuestro país.

El variopinto pasado laboral de Kiko Matamoros

A partir de su desaparición, y ya con su hermano en el centro del foco mediático gracias a Crónicas Marcianas, sus apariciones delante de la pequeña pantalla se fueron multiplicando hasta convertirse en un invitado más a distintas tertulias que acabaron con él en el programa de corazón Sálvame, donde lleva ejerciendo ya unos cuantos años.

A sus 60 años parece que su futuro no está en la televisión. Así lo ha declarado recientemente asegurando que, en cuanto pueda económicamente, dejará Sálvame para llevar una vida más tranquila. Veremos cuándo es eso. #KikoMatamoros