Jaleo y de los buenos nada más iniciarse la verdadera cuenta atrás antes de que "#Supervivientes 2017" baje para siempre el telón el próximo jueves 20 de julio con la gran final que se celebrará en el plató central de #Telecinco. Así lo ha decidido #Laura Matamoros, una de las dos primeras finalistas junto a José Luis, después de haber interpuesto una denuncia por lesiones al que fuera participante de Masterchef en Radio Televisión Española y que será su máximo rival junto a Alba Carrillo e Iván González.

Los moratones de Laura Matamoros

Según la hija de Kiko Matamoros, después de que Jorge Javier Vázquez y el programa les pusieran la repetición de la última y polémica prueba de recompensa en la que José Luis se impuso -utilizando artes de dudosa ética- no hay duda de que los moratones que tiene por el cuerpo son fruto de las malas artes de su compañero.

Anuncios
Anuncios

Algo que, por otro lado, ni a ella ni a la que fuera concursante de Supermodelo les extraña, ya que consideran que este tipo de actos atañe a las personas del perfil de acusado, dado que esa agresividad va a acompañada de una actitud que ambas quisieron reprobar en directo. A raíz del testimonio de estas, José Luis correspondería a un tipo que va minándote psicológicamente a través de distintos menosprecios, de constantes faltas de respeto y de no reconocer ni pedir perdón cada vez que se equivoca, definiendo así el paso por el reality show del que saben es uno de sus máximos rivales.

Tal sería la inquina con la que estas sienten les ha tratado José Luis, que Alba Carrillo llegó incluso a acusar al ex de Masterchef de pegarle un empujón que "casi me mata" dejando al acusado con una cara de incredulidad que se extendió por gran parte de los presentes en el plató de Supervivientes.

Anuncios

La audiencia de Supervivientes cree que Laura y Alba exageran

Después de presenciar el alegato de las dos claras favoritas a llevarse el maletín con los 200.000 euros que ya está en juego hasta el próximo jueves, la audiencia no dudó en posicionarse hacia uno y otro lado utilizando las redes sociales para ello.

En este sentido, solo hay que repasar la inmensa mayoría de tweets publicados durante la gala de anoche para darse cuenta de que la audiencia, al menos la online, duda mucho de la veracidad de las acusaciones de estas. La final está ya aquí y todo parece una estrategia para acabar consiguiendo desmontar a un gran rival. La audiencia es soberana y decidirá con su voto. El jueves será cuando conozcamos su resolución.