Siempre se ha dicho: "Lo mejor de las broncas de pareja son las reconciliaciones". Pues bien, eso es lo que parece les ha ocurrido a la única pareja que ha convivido en la presente edición de #Supervivientes formada por Gloria Camila y Kiko.

Gloria Camila y Kiko y su reencuentro

Tras el abandono de la hija de Ortega Cano y Rocío Jurado del pasado jueves, y carcomiéndose por los celos después de haber visto cómo Oriana y su novio estaban de lo más juntos en su ausencia tras su expulsión, Gloria Camila volvía a reencontrarse con su chico para despedirse a petición propia. El programa accedía, sólo podían dejar alguna imagen de postín.

Anuncios
Anuncios

Y así era. Durante unos instantes no sabíamos si la pareja iba a dejar de serlo tras iniciar una bronca importante, o si los planes de Kiko de pedirle la mano a su novia iban a seguir para adelante. Por instantes la historia se iba avinagrando y los espectadores asistíamos a su enésima bronca en Honduras.

En este caso la culpa la tenían, más allá de los celos (ese cajón desastre al que culpar de todas las inseguridades de uno mismo), la relación que Kiko había mantenido con Oriana durante los días en los que Gloria había estado ausente en el concurso y alejada de su chico. Según ésta, y después de haber repasado ciertos vídeos en el hotel en el que aguardaba su vuelo de vuelta a España, lo de Kiko y Oriana había sido una cita de Mujeres y hombres y viceversa. Algo de lo que Kiko sabe, y mucho, tras su paso por el programa de citas de #Telecinco.

Anuncios

Gloria Camila, celosa de Oriana

Después de dejarle claro que entre ellos solo ha habido la relación necesaria para hacer de una situación de soledad lo más llevadera posible, Kiko tiraba de poesía para pedirle a Gloria que se casara con ella. Lo hacía a través de un cuento en el que Kiko le narraba que en un sueño había visto a su novio cómo tallaba un anillo a mano y, posteriormente, se lo colocaba en el dedo a esa joven.

De rodillas y mientras Gloria Camila, atónita ante lo que estaba ocurriendo, se tapaba la boca y la nariz de su rostro sorprendida ante lo que estaba sucediendo, éste le pedía a su novia si quería pasar el resto de su vida con él sellando su amor a través de una boda por la iglesia. Como era de esperar, ésta, emocionada, aceptaba la propuesta de su otra mitad.

La boda de Kiko y Gloria será en junio de 2018

Tras aceptar el anillo y con éste colocado ya en su dedo anular, Gloria Camila le espetaba a la cámara un "papá me caso" a Ortega Cano, sabedora de que éste no se pierde un solo capítulo del programa. Poco después decía que le gustaría casarse en junio del año que viene. Fecha en la que hará 3 años de novio con Kiko. #GloriaCamila