Mila Ximénez ha dejado sus colaboraciones en #Sálvame durante unas cuantas fechas y la razón no es otra que la intervención de cirugía estética que tanto tiempo llevaba preparando en busca de un cambio radical en su piel, después de mucho tiempo buscando los mejores especialistas y la mejor de las técnicas para lo que ella estaba buscando.

Y es que la operación a la que la colaboradora de Telecinco ha decidido someterse no es otra que el cada vez más famoso en el mundo de las celebrities lifting endoscópico facial, un tratamiento que tiene como objetivo rejuvenecer todas las líneas del rostro a través del estiramiento de la tez eliminando todas las arrugas y, ojo al dato, sin dejar ninguna cicatriz por el camino.

Anuncios
Anuncios

A sus 65 años, la periodista malagueña ha decidido borrar de su cara el paso del tiempo y todas las arrugas que poblaban su expresión facial a golpe de quirófano, uniéndose así a la larga de lista de compañeros de programa que han decidido retocarse alguna parte de su cuerpo para estilizar su imagen o rejuvenecerla, como es el caso de Mila.

En cuanto a cómo le quedará el rostro, según se ha filtrado desde su entorno más cercano con el que comparte mesa en el programa, esta habría llevado al cirujano fotos suyas de su juventud, cuando comenzaba a dar sus primeros pasos en la televisión, siendo su intención la de recuperar su imagen de joven y no la de alterar ninguna de las partes de su cara, aprovechando su paso por lo que vulgarmente se conoce como 'chapa y pintura'.

Una idea que, según han desvelado nuestros compañeros de Vanitatis, habría sido provocada por el presentador estrella de la cadena y amigo de la periodista, Jorge Javier Vázquez, quien considera que, teniendo en cuenta la pérdida de peso a la que se enfrentó el pasado año en Supervivientes y que ha sido capaz de mantener, sólo tenía que hacerse un lifting para volver a ser una de las colaboradoras más bellas, al menos de su quinta, de la televisión española.

Anuncios

Algo que ya llegó a ser en sus tiempos mozos y durante mucho tiempo.

Tras volver de Honduras con dieciséis kilogramos menos, y una vez escuchados los argumentos de Jorge, Terelu Campos, que secundó las palabras del de Badalona, habría sido la que le habría dado el empujón definitivo junto a su familia y sus seres queridos que ahora disfrutan ya de la nueva imagen de una Mila Ximénez que quiere comerse el mundo... y a su nuevo acompañante masculino del que se dice estaría muy enamorada. ¡Mucha suerte Mila!. #MilaXiménez