Todo ocurría en la mañana de ayer en el parque de las Siete Sillas (Mérida) cuando el candidato a la secretaría general del #PSOE, Pedro Sánchez, acudía al mitin en Extremadura. Aunque su planeamiento era un mitin por todo lo alto, dicho acto quedó accidentado por el grave temporal de lluvias y viento. Aún así, los organizadores de dicho acto afirmaban que ha habido una aglomeración aproximada de 1.500 personas.

Sin embargo, el acto terminó antes de lo esperado ya que todos los asistentes estaban con paraguas en mano y el propio Pedro Sánchez acabó mojado. Pero ni aún así controló las palabras hacia el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, al que dedicó una frase que no le habrá sentado demasiado bien: "Le sienta como un guante a Rajoy, cuando pudo elegir un presidente socialista o uno de derecha, eligió la derecha". Con esto, suponemos que ha hecho referencia a la moción de censura que #Podemos tiene pensado plantear.

Anuncios
Anuncios

Y con respecto a esto, las redes sociales se han pronunciado a favor de Iglesias, pues durante el tiempo que Sánchez tuvo "la sartén por el mango" no hubo demasiada voluntad en reunirse seriamente para formar el tan deseado gobierno de izquierdas.

Menos mal que el mitin terminó antes de tiempo por unas inesperadas lluvias. Lo que no permitió la participación en el mismo de la gerente del Instituto de Consumo de Extremadura, Leonor Martínez-Pereda, único cargo de la administración socialista en el acto.

Pero también hubo tiempo de bromas en el mitin del candidato. Cuando le ofrecieron un paraguas, Sánchez respondía: "He decidido que si nos mojamos, nos mojamos todos y yo me mojo con vosotros". El espíritu de equipo parece que está arraigado al candidato y sus fieles votantes lo agradecen.

Anuncios

Y aunque el optimismo siempre formó parte de Sánchez, también se acordó de Rajoy, a quien le mandó una pregunta: "¿A que el no sigue siendo el no?". Además de pedirle encarecidamente que elija entre los intereses de #España o "los suyos particulares". A estas palabras recibió bastantes aplausos. Lo que está claro es que los votantes de la izquierda tienen claro que Rajoy no es el mejor candidato para presidir el gobierno de España, eso sí, si nos atenemos a lo que las urnas han demostrado, Rajoy tiene motivos para gobernar.

En definitiva, Sánchez se reafirma en su postura de una "alianza progresista", sin la cual, según el propio candidato, no podrían volver a gobernar España, algo complicado teniendo en cuenta que sería necesario mantener una buena relación con Podemos.