No hay semana sin que salga una noticia con la que no tenga que lidiar #Belén Esteban, la colaboradora estrella de Telecinco y el personaje más polémico y prolífico para sus detractores de toda la televisión moderna española.El último asunto con el que se ha visto envuelta, muy a su pesar, vuelve a llevar el nombre de Julián Fernández Cruz, autoreconocido como el biógrafo de la Princesa del Pueblo, y al que se le ha vuelto a calentar la boca hablando de la de San Blas. Tanto que la ha asociado directamente con la asunción de un delito de cierta gravedad, según recoge la información de EsDiario en su portal web.Algo que habría sucedido en el programa de emisión por internet 'Vuelo 714' y en el que este acudiría como invitado destripando con pelos y señales el libro que verá la luz como tarde en mayo y que promete traer mucha, pero que mucha cola.

Anuncios
Anuncios

Y es que aunque el que fuera supuestamente novio de Belén por aquellas fechas, David Camacho, se haya retratado ahora de todo lo que el escritor dice, el redactor asegura poseer pruebas de audio que confirmarían todo lo que sale la futura y polémica publicación.Más allá de todo lo conocido en relación a la paternidad de Andreíta, puesta en tela de juicio por este encuadernado, en un momento dado de la entrevista el biógrafo no habría tenido pudor alguno en espetar que la Esteban se llevó pertenencias de otras personas con las que vivía por entonces en 'Ambiciones' hablando abiertamente de un delito de apropiación indebida que bien le podría suponer una acusación de delitos contra el honor que le obligarían a presentar pruebas fehacientes ante un juez para corroborarlo, tal y como recogen en EsDiario limitándonos a hacernos eco en estas líneas de ello.

Anuncios

Sea por este nuevo delicadísimo asunto, o por todos los demás, ya parece harto complicado que este señor no acabe delante de un juez para tener que demostrar que todo lo que sale en su libro, en especial los capítulos que hacen referencia a la paternidad del hijo de la colaboradora y el torero Jesulín de Ubrique, y este nuevo en el que se le asocia un delito.

Si bien cuesta dirimir desde fuera, y sin haber podido leer la biografía, qué puede haber de cierto, lo que empieza a parecer es que existe cierta necesidad de polémica y notoriedad para vender como churros un libro de un autor desconocido antes de la aparición de Belén como personaje mediático, a toda costa. Ahora que parece que tendrá que ir a juicio a demostrar lo que pone en sus páginas, con más razón necesitará más ingresos. Belén, inteligente, espera a la publicación antes de meterse 'a tope' en este asunto. #Sálvame