Aunque Sandra Barneda reveló hace muy poco tiempo su feeling por el sexo femenino, apenas pudimos saber algo más de su relación con Nagore. Ambas, siempre han sido muy discretas y no nos han dado detalles de su relación, sin embargo, poco tiempo después de saltar las alarmas de un noviazgo, pudimos verlas juntas paseando y dándose arrumacos por las calles de la capital madrileña.

No obstante, y como en todas las historias, no todo es color de rosa... Ambas se caracterizan por ser mujeres de pisar fuerte, decir las verdades y no temer a nada, de hecho, Nagore tuvo una relación bastante sonada con la hija de la ex vedette Bárbara Rey.

Anuncios
Anuncios

Lo suyo duró varios años entre idas y venidas, pero finalmente, no pudieron retomar su amor debido a los problemas de la hija de Bárbara Rey. Eso sí, entre ambas existe buena sintonía e incluso ha habido reencuentros televisivos entre ambas que han probado la buena relación que tienen actualmente.

Este no es el caso de Nagore con Sandra Barneda. Al parecer, la semana anterior tuvieron una discusión bastante fuerte en el camerino de la cadena que incluso alertó a los demás trabajadores. Sin embargo...no sabemos en qué ha acabado esa discusión. Pues luego no hemos visto a ninguna de las dos en ningún medio de comunicación. Lo que sabemos con total certeza es que Sandra Barneda es una mujer tranquila y enamorada de su chica, que pronto dará un gran paso en su vida y probablemente tras este bache sentimental, esté pensando incluso formar un proyecto de vida en común con la colaboradora.

Anuncios

Nagore sí tiene algo más de carácter pero parece encajar a la perfección con la presentadora de #Gran Hermano Vip el Debate.

Finalmente esperamos que ambas lleguen a un acuerdo y fuese como fuese aquella discusión, pronto esperamos verlas en el mismo plató. Las redes están incendiadas con la discusión, pero creemos que ambas lo llevarán de la manera más natural posible, a fin de cuentas, son pequeños problemas propios de la pareja....

¡Gracias por leerme un día más! #Telecinco