Era tan solo una niña de apenas 3 años cuando su madre y su padrastro decidieron encerrarla en un armario de escasos metros en su casa de Dallas, Texas, como castigo porque se portaba mal. La madre, Barbara Atkinson, hacía escasos meses que había recuperado la custodia de la niña, que la había dado en adopción al nacer, y después arrepentida había iniciado el trámite para recuperarla, lográndolo finalmente tras una sentencia judicial, a través de la cual la niña dejo su casa de acogida para volver con su madre y el que era, por aquel entonces, el marido de esta, Kenneth Atkinson.

Torturada y violada durante 5 años

Los que empezó como un castigo se convirtió en habitual.

Anuncios
Anuncios

La pequeña comenzó entonces a ser tortura, alimentada con las sobras de la comida de sus hermanastros, sin apenas beber agua, sin higiene, durmiendo y haciendo sus necesidades en ese lugar, en condiciones infrahumanas.

Solo la dejaban salir del armario para ser violada por el pederasta de su padrastro, bajo el consentimiento de su madre, con la música muy fuerte para que el resto de los habitantes de la casa no escuchasen los gritos de la pequeña. Así transcurrieron los infernales 5 años de la infancia de Laurent, generando un trauma que a sus 21 años todavía no ha podido superar, y que no conseguirá borrar.

"Fui una niña muy delgada porque comía poquísimo y muchas veces me ataban. Me torturaron de muchas maneras: me quemaban con cigarrillos o intentaban ahogarme en la bañera las pocas veces que me bañaban", ha afirmado la joven en el show Del Dr. Phil.

Anuncios

Condenados a cadena perpetua

Su terrible experiencia llego a su fin en 2001 gracias a que un vecino de su casa de Dallas, Texas, avisó el caso a la policía, después de que la propia pareja le mostrara lo que estaba haciéndole a la pequeña. Tras conseguir una orden judicial, la niña de tan solo 8 años fue liberada por la policía de sus agresores, que fueron condenados a cadena perpetua. La niña tras pasar por el hospital, con graves problemas físicos y psicológicos, fue adoptada, de nuevo, por la primera familia que había tenido.

Su primera familia, su mayor apoyo

Laurent, con secuelas de por vida, intenta poco a poco recuperar la vida que se le negó, con el apoyo de su familia, que la han ayudado a salir de una gran depresión y abandonar los continuos pensamientos suicidas que la han abordado durante años. Ahora, a punto de acabar el bachillerato, pretende estudiar psicología para ayudar a los niños con traumas como el que ella ha vivido.