Entra en acción, bajo el manto crepuscular y nocturno. Aterradoras mandíbulas, capaces de despedazar sin piedad a sus presas. Para más postre, un potente disolvente, sus jugos digestivos, contribuyen a ablandar y engullir fácilmente a la desdichada presa (a esto se le llama digestión externa). Me refiero al solífugo, un gladiador sin igual.

Misterioso, sigiloso, veloz, errante en guaridas temporales, esta formidable criatura es la #pesadilla de numerosos animalillos. "Por suerte", no son venenosos, pero lo compensan con un apetito voraz, devorando viva a su presa, a base de potentes y ácidos bocados... menudo festín. Para evitar la escapada, se valen de unos extensos pedipalpos, a modo de brazos, con una almohadilla adherente en cada extremo.

Anuncios
Anuncios

En su menú hay lugar para insectos, otros #arácnidos, e incluso reptiles y algunas pequeñas aves. Quizás debido a este apetito insaciable, al convencimiento general de que son venenosos, junto a un temible aspecto #Depredador, la reputación de estos pequeños gladiadores ha sido nefasta en todo el mundo. Los árabes decían que por la noche entraban en las tiendas de campaña, y con su veneno y mordeduras les provocaban muy serias lesiones, incluso la muerte; por favor... Debemos tener en cuenta que su metabolismo es muy acelerado, y por ende deben ingerir gran cantidad de alimento al día, como le ocurre a las musarañas por ejemplo, así que la voracidad viene de serie.

Otra curiosidad es que pueden entrar en estado catatónico, al caer al agua, reduciendo drásticamente el metabolismo, el cual recuperan al volver a tierra firme.

Anuncios

Respecto a lo de insaciables, hay que tomarlo en sentido literal, puesto que apenas se sacian, y su opistosoma (el vientre para entendernos) llega a hincharse tanto, que llega un momento en el que apenas pueden moverse... En la foto que tomé en Villena, podemos observar a una hembra de solífugo muy bien nutrida.

A los que huyen del sol, que cuentan con unas 1.100 especies conocidas, no le faltan nombres: "arañas camello", "madres alacrán", "cara de niño" (yo personalmente no termino de encontrarla), "genízaro"... Si después de leer este artículo, les despertó la curiosidad, os invito a que vean algún video de esta asombrosa criatura, y disfruten del espectáculo. No olvidemos que pueden ser unos buenos aliados contra las plagas, así que hay que respetarlos y dejarlos vivir en paz.