iPhone Xs, Xs Max y Xr desde ayer dominan la escena del mercado de teléfonos inteligentes, al menos desde el punto de vista de los medios. La era de Steve Jobs está muy lejos, en ese momento flotaba el mayor secreto en torno a los eventos de la presentación de Apple. Una buena parte de las características de los productos son anticipadas semanas antes por rumores y filtraciones. Estos son los tiempos que cambian, exactamente como la compañía Cupertino.

En los últimos años, Apple ha experimentado una transformación casi camaleónica y los nuevos iPhones son la prueba de fuego perfecta. A pesar de las perplejidades generadas el año pasado por el precio de 1889€ para la versión básica de iPhone X, la compañía de Cupertino ha continuado en su propio camino.

Aquí nacen Xs y Xs Max, que respectivamente costará desde 1.189 y 1.289 euros. Cifras importantes, pero que en realidad siguen la lógica obvia del mercado.

El iPhone X fue uno de los smartphones más vendidos en la primera parte de 2018, además de tener, literalmente, dirigida a toda la industria hacia el diseño junto con los marcos de primera clase reducidos, el tan discutido "nivel" más alto, que ahora encontramos en muchos dispositivos Android.

Tim Cook también, desde el escenario del Teatro Steve Jobs (que fue el escenario del evento), ha proporcionado datos importantes sobre el iPhone X: ha generado un grado de satisfacción del usuario del 98%, convirtiéndose así en un los dispositivos Apple más apreciados a la par con los AirPods, los auriculares inalámbricos, son casi inevitables para quienes tienen un teléfono inteligente de la empresa de Cupertino.

Mejor procesador

Técnicamente, iPhone Xs y Xs Max integran las especificaciones que se pueden esperar hoy en los teléfonos inteligentes de este nivel. Apple ha mejorado aún más el ya excelente procesador de la generación anterior, con el nuevo A12 Bionic que, al menos en papel, promete bien. Intervino en el sector fotográfico, rediseñó el sensor principal de 12 MP de la cámara dual trasera y le proporcionó un estabilizador óptico doble que debería garantizar un claro avance en la fotografía nocturna.

En comparación con el iPhone X también debería mejorarse la autonomía (hablamos de media hora y 1 hora y media más respectivamente para Xs y Xs Max) y, después de años, Apple finalmente tiene un precio de venta con una gran pantalla de 6.5 pulgadas. Una diagonal tan grande probablemente tendrá poco atractivo en occidente, pero podría marcar la diferencia en el mercado asiático, donde los usuarios adoran las pantallas tan grandes, tanto que la compañía de Cupertino históricamente ha tenido problemas para imponerse en China.

En todo esto, el efecto "wow" faltaba . Por supuesto, teniendo en cuenta el nivel alcanzado no es fácil poder sorprender Probablemente lo que ha dejado un poco de sabor amargo en la boca fue el tercer modelo Xr. De hecho, esperábamos un iPhone que, aunque tuviera un alivio técnico específico, se pudiera posicionar a un precio muy competitivo.

iPhone Xr ciertamente incorpora características interesantes.

Se basa en el mismo procesador de Xs y Xs Max , cuenta con Face ID, muestra la atención constructiva habitual que caracteriza a los dispositivos de Apple. Ha habido algunas exenciones técnicas (pantalla LCD en lugar de OLED, cámara trasera individual en lugar de dos sensores, ausencia de 3D Touch), pero no deberían afectar la experiencia del usuario.

Lástima que se haya posicionado a partir de 889 euros. También en este caso, necesitamos agrandar nuestros ojos un momento con respecto a Italia. En un mercado clave para Apple como Estados Unidos, donde la compra de un teléfono inteligente casi siempre se hace por suscripción con un operador telefónico, iPhone Xr comienza en 749 dólares. El resultado será una compra en cuotas a nivel de la mayor parte de la gama superior de Android, algo inimaginable hasta hace algún tiempo.

Más que un modelo 'económico'

Se podría hablar de un verdadero alter ego de lo que fue el año pasado el iPhone 8. En 2017 el diseño con marcos reducidos representó una excepción a la regla, pero hoy es la nueva línea de pensamiento.

Sin embargo, no hay duda de que esperábamos una lista de precios más baja. Es la lógica de mercado habitual de la empresa Cupertino, que escapa a cualquier regla. Por un lado las marcas chinas (Huawei y Xiaomi sobre todo) continúan su avance, centrándose sobre todo en el medio y bajo extremo del mercado. Por otro lado, Apple sigue reduciendo las ventas y, sobre todo, el dinero, en el cuarto trimestre de 2017, solo obtuvo el 51% de los ingresos del mercado global de teléfonos inteligentes.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más