Cada día se extiende más la tendencia de hacer gran parte de las compras online . En España, Amazon [VIDEO] es uno de los sitios más utilizados junto con AliExpress [VIDEO], tanto por precio como por variedad y comodidad, pero no es oro todo lo que reluce

¿Realmente sabes lo que compras?

El gran hándicap que tienen las compras a través de Internet es la imposibilidad de ver personalmente los productos antes de adquirirlos. Una simple fotografía no es suficiente para comprobar la calidad de un producto. Por esta razón, muchas veces se recurre a los comentarios de la gente que ha adquirido el producto anteriormente. A más valoraciones positivas mayor confianza en la calidad a la hora de realizar un pedido.

Te están manipulando

Las empresas que venden sus productos a través de Amazon saben la importancia de una buena crítica y de dar buena imagen a sus productos. De esta necesidad ha surgido una nueva picaresca que te puede costar cara. ¿En qué consiste?

El escándalo de las reseñas falsas

A la sombra de esta situación se ha destapado, a través de los medios de comunicación, recientemente, un negocio oculto con el que obtener beneficios económicos o productos gratis.

Las empresas chinas menos conocidas contactan a través grupos secretos en las redes [VIDEO] sociales #Facebook y Wechat con las personas mejor posicionadas en el ranking de comentarios de productos. Así pactan de manera previa las reseñas incluso antes de adquirir un producto. Esta práctica está muy extendida actualmente.

¿Amazon se pone seria?

La plataforma está haciendo grandes esfuerzos por controlar la autenticidad de las reseñas dado que puede llegar a afectar enormemente a la confianza de los consumidores.

Las tiendas chinas, hasta hace poco, regalaban códigos de descuento que hacían que el producto saliera a precios irrisorios,pero Amazon ha dejado de dar su sello de compra verificada a estas empresas y limitado a 5 el número de reseñas semanales por usuario. También está llevando a cabo, desde hace bastante tiempo, acciones legales al respecto. Aun así, a día de hoy, este tipo de fraude sigue siendo incontrolable.

Hace falta más mano dura contra las imitaciones

La otra sombra que hay sobre la credibilidad de la multionacional americana es su aparente falta de compromiso en la lucha contra la venta de imitaciones. En el 2013 salieron a la luz pública sus polémicas medidas para frenarlo, como exigir documentación y primas más altas a las empresas si querían anunciarse en su página para evitar que se diese al consumidor gato por liebre. Estas medidas están resultando totalmente insuficientes tanto para la opinión pública como para marcas tan famosas como la alemana de sandalias Birkenstock, que llegó a acusar incluso al gigante estadounidense de sacar tajada de las imitaciones de sus productos. #Sucesos #consumo