Anna y Olivia Gimeno Zimmermann, de uno y seis años de edad respectivamente, desaparecieron el pasado 27 de abril en Santa Cruz de Tenerife. Tres días más tarde, las menores siguen sin ser encontradas y los hallazgos del caso que se tienen hasta el momento no hacen más que causar mayor preocupación a sus familiares.

El padre de la niñas, Tomás Antonio Gimeno, acudió a casa de su ex pareja para recoger a sus hijas y nunca regresó para llevarlas de vuelta. Cabe agregar que Tomás también ha desaparecido y que se le vio por última vez zarpando de su embarcación desde MarinaTenerife.

El barco ha sido encontrado vacío por agentes de la Guardia Civil cuando se encontraban en la búsqueda de los tres desaparecidos.

Desaparecidas con su padre tras zarpar para nunca más ser encontrados

Sin rastro de ninguno, las autoridades informan de que han encontrado además una silla infantil flotando en aguas cercanas al lugar donde se había hallado la embarcación de Tomás. Aparte de ello, las autoridades han encontrado rastros de sangre en cubierta y ya se están haciendo los análisis necesarios de estos restos.

Siguiendo con las pesquisas, en el día de ayer se reconstruyeron los hechos de la desaparición a partir de los últimos pasos de Tomás, principal sospechoso del caso.

Testigos contaron que lo vieron antes de zarpar a las nueve y media de la noche: estaba cargando dos bultos bastante grandes en su lancha. Además, atestiguaron que el hombre se encontraba solo en ese momento y que zarpó sin las niñas.

Dicen que Tomás salió en su embarcación durante dos horas, que luego regresó y que se le veía bastante nervioso.

Más tarde, Beatriz Zimmermann, madre de las dos menores, recibió un turbio mensaje de despedida, el cual denunció ante la Guardia Civil: su ex pareja la había llamado y le había dicho que nunca más vería a las niñas.

El padre mantenía una relación bastante tensa con la madre de las niñas

Anteriormente, Tomás ya había recibido denuncias por parte de su ex pareja, alegando maltratos y abusos.

Esto fue en diciembre, cuando amenazó a Beatriz verbalmente y ella se quejó ante la Guardia Civil. No obstante, el caso no logró llegar a mayores porque ella dijo que no se habían repetido las amenazas y que ya no se sentía en peligro. En este sentido, la pareja se encontraba separada y mantenía una relación bastante tensa.

El apoyo de la ministra de Igualdad a la madre de las niñas desaparecidas

Este lamentable caso ha despertado, desde Tenerife, el interés de la ministra de Igualdad, Irene Montero, quien expresó su preocupación a través de una publicación en su cuenta de Twitter.

"Me gustaría mandar todo el apoyo y cariño a la madre de las dos niñas desaparecidas en Tenerife en estos momentos tan difíciles. Seguimos con preocupación y atención las tareas de búsqueda", escribió el día de ayer

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!