La triste historia real de una niña de 4 años que tiene que ver a su padre todos los días a través de una ventana. Su nombre es Mila Sneddon y con tan sólo 4 añitos, esta pequeña y valiente niña sufre de leucemia, por lo que debe permanecer aislada para no correr el riesgo de contagiarse con el COVID-19.

Mila Sneddon es una niña escocesa que vive en Inglaterra junto a su familia, pero que por causa de la fuerte expansión que ha tenido el corona virus a nivel mundial. Y sobre todo en esta zona de Europa, ha tenido que permanecer aislada para minimizar los riesgos de contagio del mortal virus.

Esta hermosa niña con apenas 4 añitos de edad fue diagnosticada con leucemia en el pasado mes de noviembre, por lo que desde entonces ha estado bajo tratamientos de quimioterapia para mejorar su condición.

Y por lo que debe permanecer completamente aislada para evitar cualquier posibilidad de contagio del COVID-19 que podría empeorar su estado delicado de salud.

No poner en riesgo a la pequeña

La medida de aislamiento intensivo fue tomada por la familia para no poner en riesgo a la pequeña niña, ya que, aunque la familia está cumpliendo la cuarentena, su padre aún tiene que salir a trabajar y hacer las compras al mercado. Mientras que su hermana de 16 años aún asiste al colegio para entregar sus tareas y trabajos pendientes. Por lo la constante exposición al exterior de ellos puede aumentar la posibilidad de que la pequeña Mila pueda contraer la infección del Coronavirus.

En un principio, la familia de Mila Sneddon consideró aislarse en viviendas diferentes, pero a causa de los gastos y servicios que no podían cubrir, optaron entonces por separarse y que el padre y la hermana de Mila vivieran en otra parte.

Vivir separados por un tiempo para preservar la salud

Así, la madre de Mila, Lynda Sneddon declaró a los medios de comunicación que, por la salud de la pequeña Mila, tomaron la decisión de vivir separados por un tiempo. Y aunque la medida de cuarentena afecta en mayor parte al padre y a la hermana de la niña, Scott Sneddon aún sigue visitando a su hija a diario para verla a través del vidrio de una ventana.

La madre de Mila también explicó a los medios, con una clara expresión de tristeza en sus rostro, que al principio la pequeña preguntaba el por qué su papá y su hermana no podían entrar a la casa. Por lo que tuvieron que explicarle que por su seguridad, bienestar y salud, era necesario tomar la medida de prevención para evitar la propagación y el contagio del virus.

Por ello, hasta que finalice el proceso de cuarentena para la pequeña Mila Sneddon, la niña tendrá que ver a su papá saludarla y despedirse a través de una ventana desde su casa. Un hecho que ha conmovido y ha causado polémica en toda la comunidad y las principales redes sociales, especialmente en Instagram. Donde la difusión de la foto que muestra a la pequeña Mila despidiendo a su papá con su carita pegada al vidrio de la ventana ha causado gran sensación y nostalgia.

Niños que han tenido que ser aislados

Si bien la historia de la pequeña Mila Sneddon es muy conmovedora y sentimental, hoy en día existen cientos de casos de niños que padecen de enfermedades como el Cáncer, el asma y la diabetes, que también deben permanecer aislados por su seguridad y salud.

Mientras que a otros les ha tocado enfrentarse con las dos enfermedades a la vez, ya que además de padecer cáncer, también se contagiaron con el COVID-19. Tal es el caso de María Caamaño, una niña de 7 años de edad, jugadora de futbol en un club de España, quien fue diagnosticada con un tumor óseo maligno y con COVID-19. Por lo que tuvo que permanecer aislada durante varias semanas en un hospital bajo tratamiento y observación.

Y aunque su diagnóstico preocupó mucho a la comunidad en general cuando informó en un principio, que luego de hacerse el examen del coronavirus, el resultado había dado positivo, y que tenía entonces que luchar un poco más por su salud y su vida. Esta valiente niña pudo ganarle la batalla al COVID-19, regresando nuevamente a su casa después de varias semanas en cuarenta y aislamiento.

En un video publicado en sus redes sociales, la pequeña María Caamaño dijo que se encontraba feliz y agradecida de poder haber ganado la batalla contra el COVID-19. Y aunque su estado de salud aún es delicado por causa del cáncer que padece, se encontraba muy emocionada de poder volver a casa con su familia.

La historia de María es muy alentadora y esperanzadora ya que pudo sobrevivir y salir victoriosa antes este peligroso virus, que ya se ha cobrado la vida de cientos de miles de personas alrededor del mundo.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!