Un turbulento incidente que sucedió en 2015 puso a Nicki Minaj, o más concretamente a su hermano Jelani Maraj, en boca de todos los medios tras anunciarse que este había ingresado en prisión tras una denuncia interpuesta por una menor de edad. Esa niña era su hijastra, de nada menos que 11 años, fruto de su entonces pareja, Jacqueline Robinson, y de su anterior relación sentimental. La cantante de origen trinitense llegó a pagar 100.000 dólares para sacar a su hermano de prisión en su momento.

Cinco años después tiene lugar la resolución final

La Corte Suprema de Long Island finalmente ha declarado culpable a Maraj, quien ahora mismo tiene 41 años, y ha sido sentenciado a una condena de 25 años y cadena perpetua por agresión sexual de manera reiterada a una niña menor de edad, tras un continuo juicio de cinco años que ha tenido de afrontar la menor.

Tras los hechos, explicó la pequeña al testificar, su abusador la llamaba "pequeña marioneta" y solía recibir amenazas violentas si ella se negaba o no cedía a sus imperativos sexuales, así como alejarla de su hogar y separarla de su madre.

Según explica, aprovechaba los momentos de soledad con la menor para agredirla sexualmente, incluso varias veces al día, debido que su madre solía estar ausente del domicilio por causas laborales. Comenzó a los 8 años con caricias y tocamientos. Cuando la pequeña entraba a su habitación a recostarse por las mañanas, él pedía que se desnudasen y escondiesen juntos, y continuó con coitos y violaciones.

Al testificar, la menor declaró que llegó a ser abusada sexualmente en su cama, en la cama de él y el sótano.

El hermano de la menor fue testigo de muchos de los actos realizados por Maraj y durante el juicio también testificó haber presenciado los abusos. Tras las declaraciones, la prueba definitiva fue una muestra de ADN de Jelani Maraj hallada en el pijama de la niña que fue presentada por la Fiscalía y que decidió la condena del hermano de la rapera.

La defensa del hermano de la cantante

A pesar de las contundentes pruebas que culpan a Maraj de continuos abusos sexuales, la defensa del hermano de Nicki Minaj declaró ser todo un trabajado plan, preparado por la madre de la menor, Jacqueline, para así lograr una indemnización de 25 millones de dólares, aunque nada de eso ha podido ser demostrado.

Aún considerando su culpabilidad ante notoriedad judicial, los abogados de Jelani Maraj han asegurado que van a presentar un recurso de apelación. El culpable, de momento, no ha pronunciado ninguna otra declaración más, pero en su momento llegó a confirmar su culpabilidad cuando alegó públicamente tener un problema de adicción con el alcohol.

La cantante no ha testificado sobre este caso y ha decidido alejarse de su hermano para evitar formar parte de la polémica. La rapera solo ha visitado a su hermano en la cárcel una única vez, en la que fue para acompañar a su madre. Desde entonces, no conocemos otra declaración alguna.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!