Un ciudadano italiano viola a una menor inglesa en un crucero en aguas entre Mallorca y Valencia; pero, el juez español que lleva el caso ha tenido que dejarle en libertad, al no residir ninguno de los dos en España. Los hechos tuvieron lugar cuando el barco estaba en aguas internacionales y tanto el agresor como la víctima no residen en España por lo que los tribunales españoles no tienen jurisprudencia.

Las pruebas demostraban que la violación había tenido lugar

Todo sucedió el pasado jueves, cuando un joven de nacionalidad italiana fue detenido por la Policía Nacional en Valencia por violar a una menor de nacionalidad británica a bordo de un crucero turístico en aguas entre Mallorca y Valencia.

A pesar de que la joven víctima, de tan solo 17 años de edad, denunció lo sucedido y el equipo médico comprobó que se había tratado de una agresión sexual, el presunto violador salió en libertad ya que España no tiene jurisprudencia sobre el caso; tanto el acusado como la víctima no residen legalmente en España y los hechos, además, sucedieron cuando el barco estaba en aguas internacionales.

Según ha publicado el periódico LEVANTE, el juzgado de guardia de la ciudad de Valencia ha tenido que poner en libertad sin cargos al detenido al no tener jurisprudencia sobre este caso, un hecho que no habría tenido lugar si no se hubiera derogado, en el año 2004, la ley de Justicia Universal.

La adolescente, que viajaba junto a sus progenitores, denunció que el joven italiano la había abordado en el barco, durante la madrugada, y la había obligado a la fuerza a ir hasta su camarote, en el interior del cual la violó.

La derogación de la ley de Justicia Universal ha provocado este tipo de problemas

Tras advertir del suceso al capitán del crucero, la autoridad portuaria avisó a la Policía Nacional y al correspondiente juzgado de guardia de la ciudad valenciana para que la chica pudiese formalizar su denuncia. Después la condujeron al hospital, donde se confirmó que había sido víctima de una violación.

Mientras tanto, la policía científica recogió muestras biológicas en el camarote donde tuvo lugar el suceso.

Pero, el juez no pudo hacer nada más; el detenido no tiene domicilio en España, por lo que no podía ser detenido y el juez tuvo que dejarlo en libertad. El caso ha provocado polémicas en los medios de comunicación, ya que, el caso tendrá que ser investigado por Italia (nacionalidad del presunto culpable), Inglaterra (nacionalidad de la víctima) y Perú (bandera del crucero).

Pero, España no pudo detener al presunto culpable por no tener jurisprudencia y el caso se podría alargar durante años o ni siquiera ser juzgado, según las leyes de cada país.