El Palo ha dado este domingo un multitudinario último adiós a Julen, el niño de dos años cuyo cuerpo sin vida fue hallado la madrugada del sábado en el pozo de Totalán (Málaga) donde se le buscaba y al que se precipitó el pasado 13 de enero.

La emoción de los vecinos de la barriada malagueña en la que vivía el menor y las lágrimas y el dolor de familiares y amigos han protagonizado el funeral celebrado a las 12:30 del mediodía en el tanatorio de Parcemasa, a pocos metros de la casa en la que el pequeño residía junto a sus padres, Vicky García y José Roselló.

La pareja ha estado arropada en todo momento por cientos de personas que se han concentrado en la plaza de Nuestra Señora del Rosario, a las puertas del edificio municipal de servicios funerarios.

Emocionado adiós en el cementerio de El Palo

Allí, el silencio ha dado paso a los aplausos cuando, sobre la una de la tarde, el ataúd blanco con los restos de Julen ha entrado en el cercano cementerio de San Juan, donde ha sido enterrado junto a su hermano Oliver, fallecido hace ahora dos años a consecuencia de un infarto. Este acto ha tenido lugar en la más estricta intimidad.

La nota de color la han puesto las rosas blancas que componían las decenas de coronas y ramos llegados en las últimas horas desde distintos puntos de España.

También se han podido ver globos con el nombre de Julen grabado como homenaje. En el nicho del camposanto donde ya descansa el pequeño, la familia ha querido que se situaran de forma preferente las flores ofrecidas por sus padres y por los ocho mineros de Asturias que lograron localizarlo.

Minutos después de asistir a la inhumación de su hijo, Vicky y José han dejado el cementerio en medio de una gran ovación tributada por su barrio como muestra de apoyo en tan duras circunstancias.

Miguel Ángel Escaño y Francisco de la Torre, alcaldes de Totalán y Málaga, y los bomberos del Consorcio Provincial que han participado en el rescate han estado presentes en el sepelio.

Los mineros asturianos: 'No somos héroes'

Mientras, en el Cerro de la Corona, las autoridades mantienen acordonada la zona del pozo donde cayó Julen a la espera de la investigación.

De momento, el informe preliminar de la autopsia revela que el menor presentaba "traumatismo craneoencefálico severo y politraumatismos compatibles con la caída". El niño cayó de pie y murió prácticamente en el acto.

Por su parte, los mineros asturianos han ofrecido en Oviedo una rueda de prensa en la que han asegurado que no se consideran "héroes". "Solo hicimos nuestro trabajo", ha dicho en nombre de los ocho el jefe de la Brigada de Salvamento de Hunosa, Sergio Tuñón. Tanto él como sus compañeros se sienten "desbordados", pues están acostumbrados a trabajar "en el anonimato".

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!