Los casos de muerte por desnutrición se multiplican en Venezuela, la crisis que existe en el país ha llegado a su límite, un caso aún más lamentable al tratarse del país con más reservas de petróleo en el mundo. Actualmente son muchas las personas que buscan alimentos en la basura o piden ayuda en las calles para comer.

Muerte de "Sonrisita"

Este tipo de casos ya no sorprenden, porque es el día a día de Venezuela. El hecho ocurrió el día martes 31 de junio en plena calle en Tucupíta, Delta Amacuro, un estado de la nación caribeña. Era un niño de aproximadamente 12 años y quienes lo llegaron a ver lo consideraban alguien muy alegre y sonriente, por eso las personas lo apodaron "Sonrisita".

El adolescente se desmayó en la acera de las adyacencias de un terminal, y duró en el mismo lugar por al menos tres horas. Los testigos pensaron que se encontraba dormido hasta que alguien se acerco y confirmó su muerte. El menor había manifestado constantes dolores en el pecho y el estómago y se encontraba solo sin ningún familiar o amigo. Se presume que había consumido algún alimento descompuesto de la basura, lo que le habría provocado alguna intoxicación.

No se conoce cual es el verdadero nombre de este solitario niño de la calle, pero si es imposible para una familia con un salario poder alimentarse que se puede esperar de alguien tan pequeño y solo que se encuentra sin hogar. Todo esto es consecuencia de la política que se ha aplicado en los últimos 20 años, y ha llevado al país a la miseria.

Vivir en Venezuela es cada vez mas imposible, el alimento es un derecho que tiene de todo ser vivo, y el Gobierno se está jugando con la salud al impedir que esto ocurra, algo muy delicado.

Crisis humanitaria

Son muchos los padres que sufren al no tener que como ofrecerles a sus hijos alimentación y donde a veces solo pueden darles de comer una vez al día, mientras ellos se van a la cama sin nada en el estomago.

Actualmente hay una crisis humanitaria, el país se encuentra en emergencia. Los salarios no alcanzan para cubrir una canasta básica, no hay comida, ni medicinas. Los supermercados tienen los estantes completamente vacíos, es decir sin ningún producto que ofrecerle a la población.

Pobreza extrema

Los artículos que son considerados de primera necesidad allá son un lujo, se ve en las calles a personas revisando la basura para ver si consiguen algo con que alimentarse.

Según una encuesta realizada por la Universidad Católica Andrés Bello, el 87% de la población venezolana está en pobreza extrema.