Un hombre del cual todavía se desconoce su identidad, se atrincheró ayer en el transcurso de la tarde con sus dos hijos de tres y un año, a quienes mantenía como rehenes en en su vivienda ubicada en la Pedanía Murciana de Patiño.

Negociar la liberación de los menores

Un policía hizo de negociador logrando que primeramente liberara a los menores para luego entregarse, terminando detenido. El hecho ocurrió aproximadamente pasadas las dos de la tarde. El motivo que hizo que tomara esa decisión todavía se desconoce. Hasta el momento los funcionarios de seguridad se encuentran trabajando en esa investigación.

El agresor había pegado una paliza a la mujer

Hasta el lugar de los hechos se han acercado funcionarios de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) lo único que se conoce sobre este caso es que el hombre había golpeado a la Mujer en la vivienda y había amenazado con no dejarla ver más a sus dos hijos.

Los funcionarios de seguridad lograron resolver este acontecimiento en aproximadamente cuatro horas, pero todavía están intentando averiguar cuál fue la causa de todo este problema que colocó en peligro la vida de esos dos niños.

Violencia de género

Se pudo conocer que antes de atrincherarse, el hombre había golpeado a su mujer y madre de sus dos hijos. Hay registro de denuncias previas por parte de ella además contaba con una orden de alejamiento por violencia de género.

En el momento que ocurrió todo la mujer se escondió en un bar que estaba cerca de su casa, ahí decidió contactar a la policía. De inmediato los funcionarios se aproximaron hasta el sitio, al hacer estos acto de presencia el agresor manifestó que portaba un arma la cual se desconoce si era de fuego o blanca.

Ya van aproximadamente mas de 900 víctimas por violencia de genero en España, muchas mujeres deciden callar por miedo, lo que trae como consecuencia que los actos de violencia sigan ocurriendo ya que por lo general un agresor no cambia.

Este es un ejemplo de lo que se debe hacer en esas situaciones, hablar y denunciar sobre todo si hay menores de por medio. Por suerte él hombre se encuentra en mano de las autoridades y los niños están nuevamente en compañía de su madre.

Se espera el siguiente paso por parte de los funcionarios, ya que el hombre puede terminar en prisión por todos los antecedentes ya manifestados.

Las autoridades en todo caso aconsejan denunciar siempre cualquier acto de violencia para evitar daños mayores.